a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 24 de diciembre de 2015

La Nochebuena, la Navidad … la felicidad de unos y la de los otros

TrudeFleischmann

Trude Fleischmann ( 1895 - 1990 )

24 diciembre 2015

El personal está feliz, mañana no tendremos para pagar el tarifazo de la luz, ni la cuota fija del pago a plazos del nuevo Teléfono de última generación, (700 €),  que le hemos comprado al Jefe de la Casa para que hoy esté contento, ni tampoco para esa lavadora que parece una nave espacial con tanto mando y tantas luces, que tanto anhelaba ella y que habremos comprado en el Corte Inglés ahora que te lo deja pagar a plazos como si fuera una hipoteca. Pero hoy todos estamos obligados a ser felices, gastaremos, comeremos y beberemos más de lo que tenemos y muchísimo más de lo que necesitamos, pero seremos felices, si, hay que serlo es una orden, es como una conjura. Olvídense del Gobierno y de LMQLP, de los políticos, de los curas, de Telecinco, de la Hestevan, del Twitter, del Facebook, del Guasap, del Pinterest,  de los rescatadores de la patria y hasta de los de la Mareas de cualquier color, queremos ser felices y, aunque sea por unos días, seámoslo, coño, no es tan difícil, revienten la Visa, la hucha del niño y si no le piden pasta al abuelo que en estos días como se pasa el tiempo llorando cada vez que alguien le da un beso tiene blando el bolsillo, pero compren de todo, por favor, aunque sean frutos secos, o pollo al horno, (aunque ya esté agotado el de Cascajares),  o bien unos langostinos congelados y hasta un Lambrusco de 2 €, todo vale, sí, todo vale para celebrar la Nochebuena, La Navidad y hasta el Año 2016, si seguimos vivos, por mucho que se convierta en viral el Meme de Pablo Iglesias donde dice “Os deseo un Feliz 2015 … porque lo que es 2016 os vais a cagar”.

Yo, no obstante, seré aún más feliz con mi suerte de hoy, pues anoche, cuando volvía de uno de esos entrañables encuentros Navideños, en plena Gran Vía, en el interior de un cajero de la Sabadell- CAM, vi durmiendo a lo que parecía una familia entera, casi abrazados, pero con lo justo. Para ellos la Navidad, seguro, será otra cosa, será como cada día, uno normal.

Feliz Navidad, amigos, pase lo que pase, la vida sigue y eso, aunque parezca poco, es mucho.





2 comentarios:

  1. Al leerte, Enrique, me han venido muchas cosas a la cabeza; toda esa comida, toda esa bebida, todas esas compras, toda esa abundancia fingida en la que vivimos... y por encima de ellos, todas esas personas que ya ni pueden fingir la abundancia.
    Siempre me invitas a reflexionar. Me encantan tus entradas.
    Un abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias EmeM, es un estímulo para mi tenerte aquí siempre. Gracias ... FELIZ NAVIDAD

      Eliminar