a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 26 de diciembre de 2015

No sufras más, cariño, me voy a vivir con Juan





26 diciembre 2015

No es día para andar extendiéndose, claro, estamos todos de Fiesta de Navidad pero tengo que contarlo, aunque sea resumido.

Tomé un café con Andrés, al que hacía, al menos, quince años que no veía:
  • Se perdió el parto de su hijo porque estaba de viaje y porque una mala noche, en la que tuvo que reparar ciertos egos con su jefe, lo atrapó en Madrid.
  • Llegó tarde a la primera función de su hijo en la escuela infantil, cuando entró el niño ya había “hecho su papel”.
  • Una tarde no acudió a una cita para ir al cine con su querida Nora y su Pepito, por que le entretuvo la secretaria hasta las once de la noche y con la fogosidad de la discusión se le había olvidado.
  • No acudió a la Cena de Presentación de la novia de su Pepito a la que acudían los futuros consuegros, porque perdió el vuelo que lo traía a Alicante y porque se quedó, entonces, a dormir en Madrid. Al día siguiente vino en el vuelo de las doce.
  • En la fiesta de graduación de su niño, pilló tal castaña que tuvieron que sacarlo entre dos amigos del niño porque un tercero, que era otro de los amigos de Pepito,  quería matarlo por haberse insinuado en los lavabos de señoras a su chica. Él, aún ahora, no recuerda que pasó.
  • En la boda de su hijo, a las copas, su secretaria y alguna de sus compañeras, le bailaron un semiguarrón que lo pusieron en evidencia.
  • Dos años después, una buena tarde, llamó a su Nora para decirle que esa noche no iría a dormir pues se quedaba en Madrid para cumplimentar una importante reunión concertada con su jefe para el día siguiente. Cuando llegó a su casa, a la noche del día siguiente, encontró una nota de Nora sobre la cama: “Querido Andrés: No sufras, ya no llegarás nunca mas tarde para verme, me voy a vivir con Juan, si, ese amigo tuyo arquitecto, nos vamos a vivir a su casa de Gandía. No me llames, no sufras, yo estoy bien y, ah, en la nevera no hay nada para cenar”.

Disculpadme, tenía que contarlo … FELIZ NAVIDAD






4 comentarios:

  1. Se podría resumir en una frase: hay personas que no valoran lo que tienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran y certero resumen, Joana. Hay una amiga, muy amiga, que siempre me dice ante casos así: ¿Por qué se casarán esos hombres o por qué siguen casados? La respuesta parece obvia, pero hay otra, importante también; ¿Por qué aguantan tanto ellas? - La respuesta es más fácil, lo sé ... pero la pregunta queda ahí.

      Eliminar
  2. Al final, de tanto llegar uno tarde, se encuentra con que han cerrado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que posible, EmeM ... desgraciadamente, conocemos a varios amigos y amigas, así. No es un mal nuevo, quizás ahora sea menos tremendo y traumático, pues ya casi nadie se plantea las relaciones de pareja de por vida.
      FELIZ AÑO NUEVO, amiga.

      Eliminar