a:hover { text-decoration: underline;

martes, 16 de febrero de 2016

Si o No ... ¿Mentimos siempre?



Fotografía de Gérard Castello Lopes

16 febrero 2016

Amparados en las costumbres nos resulta difícil a cierta edad digerir o practicar la ambigüedad  ..  pero lo hacemos; mentimos ante cualquiera que nos salude con el protocolario "holaquetalcomoestás" si de quedar como un puro machote se trata y mentimos ofreciendo un estado mental y de salud muy perjudicado si se trata de necesitar que nos acaricien el lomo. 

Juan se pide un carajillo bien cargado a las siete de la mañana de cualquier martes y después en la puerta del local se fuma una especie de caliqueño mientras hace tiempo para destilar su primer ardor y, así, al poco pedirse un blanco y negro que para él es el Anís del Mono mezclado con un chorrito, también, de Magno. Tose como un perro pero dice que está resfriado y que el dolor que tiene ahí abajo a la derecha de la bolsa intestinal es de la fisioterapia.

Leonor se encuentra de maravilla cuando se buscan voluntarios para un viaje gratis a Torrevieja en autobús, día completo con comida en un bar de Playa, pero llora sus dolores a su hijastra cuando viene al Ateneo a interesarse por ella y a observar como lleva su soledad.

Arturo cambia de mesa cuando entra el médico del Centro de Salud cercano, (que es el suyo), para que no vea que a las siete y media de la mañana se toma un bocata de atún con tomate y un par de guindillas para quitarle el ácido de la noche en boca. Al médico le saluda y le dice que va mejor de todo ... como no.

Pepe está dispuesto a correr la maratón reducida para veteranos para ganarla de puro macho que es  a la vez que cada mes se presenta cojeando ante el inspector médico de la compañía de seguros de accidentes de vehículos para demostrar su incapacidad tras un golpe que le dio un taxista en un paso cebra hace ya dos años ... y así seguir cobrando la indemnizacion que le asignó el juez mientras no pudiera andar con normalidad. 

Todos, absolutamente todos, tenemos dos caras ... pero somos más honrados que nadie ... y mucho más listos que cualquiera, dependiendo del momento y ante quien, pues sólo así podemos mantener una cosa y la contraria en cuestión de horas o de minutos ... aunque, eso sí, nunca tanto como hacen los politicos. Nos gusta ser así y por contra nos encanta criticar a quien lo practica ... y es que  así somos, tan felices, aunque nos encante ignorarlo.


Enviado desde Samsung Galaxy S6 +

6 comentarios:

  1. Tienes razón, Enrique. La cuestión también está en si queremos ir contándole nuestros problemas al primero que nos encontramos. Yo desde luego no. Además me parecería cansino cargar a todo el mundo con me duele esto y lo otro. Esa carga se la dejo a mi gente. A los demás: muy bien gracias, más que nada por no cargar y porque a nadie le importa un pepino, ¿no?
    Aunque ya sé que tu post va más allá. Y sí hay gente que va de macho o de súper woman, pero otros lo hacemos por pura educación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Celia, "por no cargar y porque a nadie le importa un pepino", bonita frase que recoge una realidad flagrante. Recuerdo un buen amigo ya desaparecido que en la flor de la vida, a sus 66, un cáncer de pulmón asesino se atrevió a hacerle saber su existencia con mucho tiempo. Mi amigo murió rabiando y ordenó su sedación y su fin con la suerte de que un galeno eficiente se lo supo arreglar. Mi amigo, meses antes, estábamos juntos en una conferencia sobre el mundo del ladrillo y a él un grupo, (que no uno solo), le preguntaron a él sobre el rutinario "holacomoestás" y él les dijo: Tengo un cáncer terminal sin solución y voy a vivir unos tres meses como mucho ... el más amigo le dijo, (sin escucharle siquiera), "a mi me ha dado un dolor esta noche que ...", los demás ni le contestaron, no le oyeron, nadie escucha a nadie, Celia. Dices bien, amiga, lo mejor es contestar con un "Bien" pues lo más probable es que no te dejen decir nada más. El personal va a lo suyo ... solamente a lo suyo.
      Un abrazo, amiga y, ah, feliz martes ... eso es un buen deseo, lo demás no importa a nadie.

      Eliminar
  2. Esas preguntas son las que yo llamo, "repiqueteo de la lluvia en el cristal". Son el sonido que todos oyen pero que nadie realmente escucha. El intercambio amistoso de hipocresía verbalizada. El ejemplo de tu amigo que le cuentas a Celia es paradigmático.
    Yo no me tengo por especialmente buena persona, pero siempre, y digo SIEMPRE, que pregunto a alguien que qué tal está, lo hago porque realmente me interesa su respuesta. De hecho cuando alguien o algo no me interesa no pregunto ni me molesto en lo más mínimo, ni para bien ni para mal.
    Buenas noches amigo Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, amiga Eme. A mi lo que me sorprende es que seamos capaces de vivirlo con tanta naturalidad, creo que va en nuestros genes... nos sale de dentro ser así y sin darnos cuenta. Es decir, no creo que seamos mentirosos recalcitrantes ... solo somos así y por ello lo que conviene es moderarse como tú bien dices.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  3. A veces tenemos , lo que inconscientemente o no, nos buscamos...
    Si cerraramos más la boca...
    Buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Inma, hablar menos o aunque suene a programa radiofónico: Menos hablar por hablar.
      Un abrazo

      Eliminar