a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 23 de julio de 2016

No pedimos mucho ... solo queremos vivir


Fotografía de Garry Winogrand

23 julio 2016

Es una verdadera boutade que alguien pasada la medianoche pretenda hacerte reír - cuando su aliento huele a Larios y a tabaco barato - contándote que lo que ha querido decirle a Juan no es que fuera impotente, no, es que no le ve capaz de cabalgar con Lolita pues ella debe ser como quince años más joven que él. Juan solo se ha reído ... mucho. Creo que lo que Juan quería decirle al del Larios con esa sonrisa cabrona, algo como eso tan sabido sobre la tiña o que ...  "quien envidioso vive, desesperado muere".

Más adelante, una bella sesentona, una de las reinas de la noche, sabiendo que lo es,  vive apartada del mundo mientras baila - se desliza, más bien - con la mirada puesta en su Cándido y que solo distrae una sonrisa cuando mi torpe posadera tropieza con la suya mientras me muevo al ritmo frenético de la dichosa Sofía del Alvaro Soler. Anda y se mueve como las modelos ... mirada puesta en el infinito y no da concesión alguna al populacho machista, lo cual, como es sabido, es lo que hacen todas las guapas que saben que lo son.

Otra cincuentona de no tan bello porte intenta poner orden a su ritmo bailongo mientras suda como lo haría la Velen Hestevan en una prueba de ortografía para párvulos ... nadie la mira, nadie le dice holaquetal, ni siquiera el honorable exescultor de la Fuensanta que se arrima a toda hoja que vuela ... nada, ni siquiera le llega un chorro de aire fresco para darle la tos de los sábados y domingos, que es cuando le preguntan los nietos ... ¿Qué harías anoche, abuela? - "No pillé ni el aire" - hubiera querido decir ella si alguien se lo preguntara.

Por último y para no aburriros, a eso de las tres de la madrugada apareció mi querido amigo el Párroco Redentor de hembras, mancebos y otros pecadores robustos, y al verme, con gran alegría y con un tono algo gangoso, me dijo: "Enrique, estás de pura madre, creí que te habías muerto, coño, me habían dicho los del Ateneo que estabas muy mal y yo les dije, no os preocupéis, mala yerba nunca muere". Tras esta azarosa y sonora parrafada, acompañada de abrazo con fuertes golpes en la espalda, el cura arrancó a soltar carcajadas y a llevarme a un rincón del local donde la música era menos perceptible y me remató: "¿Nos tomamos un Bacardi-Cola? Tú pagas pecador" ... y así, entre risas, cuentos de faldas rusas o escocesas, suspiros y hasta alguna espontánea confesión de emergencia que mi querido amigo realizó en la escalera de los aseos con una de sus fieles, llegamos a las cuatro de la mañana y allí el mundo se acabó. Todos volvimos a quitarnos el disfraz de veteranos felices y a pensar que en un rato nos someterían a la más bella de las torturas ... volvíamos al mundo real, al de los hijos con problemas, nietos bulliciosos, al de la dichosa maquinita de la HTA, al de las colas del pan, a pelearte con el impresentable ese que siempre llena a las ocho de la mañana la primera línea de playa con toallas, sombrillas y sillas para que toda su dormilona familia que ha venido de Albacete puedan ocuparlas con comodidad. Volveríamos a nuestro mundo feliz, al del día a día,  al del quiero ser feliz, al del quiero vivir ... al de la pregunta de cada minuto: ¿Nos dejarán hacerlo?.

Somos felices y queremos seguir siéndolo, no pedimos mucho, somo fáciles de conformar, solo queremos vivir ... 





enriquetarragófreixes  


4 comentarios:

  1. Estás muy perdido ¡qué tal estás de salud?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy empezando a veer la línea del horizonte, querida Tracy. Ya me puedo sentar normalmente y puedo dormir 5 horas seguidas sin tener que levantarme. Hecho un chaval.
      Un millón de gracias por preocuparte.
      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  2. Me encantas. Eres genial. Siempre te lo digo: transformas la cotideaneidad en algo único e irrepetible. Es un placer leer tus vivencias.
    Leo que además estás mucho mejor :P No sabes cuánto me alegro!
    Besoss!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Celia, eres un ángel. Voy mejor pero no tengo tiempo de acudir a todas las fiestas, todavía, ni a todas las Webs amigas. Esa es una vorágine que aún me asusta.
      Un abrazo, amiga ... muy fuerte

      Eliminar