a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 29 de diciembre de 2016

Deseando desear

Imagen: Las Campanadas de los deseos


29 diciembre del ya muy viejo 2016

"No sé si todo el mundo lo podría entender, pero mi mal no es la ausencia de deseo, es mi fidelidad a la promesa de castidad que un día hice lo que me contiene, querido amigo"
El estaba, ahí, semitumbado en su silla frente al mar, en la terraza del anexo al Bar del Ateneo, bufanda al cuello y soportando esos rigurosos 7°C que caen por aquí a las ocho de la madrugada. Parecía triste, ausente y hasta algo ido ... era mi querido amigo el Párroco de mis amores. Me contó  sus cosas, fumó un cigarrillo tras otro, (hasta cuatro mientras duró su canto perverso a un mundo que le aprisiona y que le impide vivir) ... 

"Este mundo me hiere, me está matando, Enrique, no entiendo a la gente, ni su egoísmo, ni su maldad ... son como animales y da igual jóvenes que viejos, no piensan en otra cosa  ... solo desean desear y lo hacen sin haber hecho nada para conseguirlo, solo carne sin alma, pecado y pura devoción por la lujuria de los placeres de cualquier índole. No hay valores en ellos, no hay culto al esfuerzo, ni a la fidelidad y ni siquiera cabe en su modelo de vida idealismo alguno, no los siento cerca, este rebaño está descarriado,  mi labor no sirve para nada, ni para nadie ... estoy cansado, muy cansado"

Pero en ese justo momento, milagrosamente, apareció  la Loli, y como si hubiera escuchado toda la conversacion del cura y desde el principio, (ya sabemos de la habilidad y el don que poseen las mujeres para escuchar dos o tres conversaciones a la vez y entenderlas), y con voz de animoso locutor de radio retransmitiendo un partido de fútbol, nos suelta: "Venga chicos, arribita el ánimo, que el mundo no lo vais a arreglar hoy con vuestro llanto y hoy, al menos, no habrá nada que no os arregle el futuro inmediato más que dos tazas de chocolate caliente y esta media docena de porras que acabo de hacer y que os pongo en la dirección de vuestros pecados"

La Loli es un encanto, claro, pero es cierto que el deseo de desear no hace falta nunca ser activado si solo vives tu vida dándole culto al esfuerzo, al altruismo sensato, a dedicar tu tiempo útil  a fortalecer tu alma y a limitarte a ser ... solo ser, lo demás viene solo ... saber vivir es eso ... dejarse querer, querer y, siempre, apreciar ese extraño concepto cual es vivir, solo vivir ... es un deseo tan bello  que es inexplicable que los mortales lo olvidemos tan a menudo.



Enviado desde S6+Edge


2 comentarios:

  1. Hoy, como otros muchos días, voy a hacer piña con la Loli. Deseo animar a ese párroco tan desmotivado. Teniéndote a ti a su lado es imposible desfallecer y hasta es probable que un día le escriba. No me hace falta dirección, hay ovejas que se orientan bastante bien a pesar de estar algo trasquiladas. Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida amiga Paz, por tu fidelidad, por tu apoyo, por estar siempre ahí, animando, componiendo frases de aliento, de sabiduría, de bondad ... gracias.
      Feliz último viernes del año

      Eliminar