a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 13 de enero de 2017

El Pan de Anís, Me Encanta Dios, Sabines, Cohen, Aleluya y la Miranda



Pintura de Simone Haack

13 enero 2017

Previamente pediré que le deis al "Play" de esta bella canción de Leonard Cohen cantada esta vez, por una extraordinaria Paola Miranda. 

Play por favor:


Va a ser que no, pero hoy tendría que escribir aquí sobre la bondad del pan de anís, sí, ese que nos daban en la Iglesia de los 50 cuando llegaban épocas de culto al arrepentimiento del pecado, (aunque no fueras capaz de sentirte culpable de ninguno). Daba igual, pero valía la pena estar ahí, en la cola de los pecadores, pues el pan estaba muy bueno, tanto que mi abuela María, muy "pecadora ella", cogía el panecillo de la mano generosa del cura y se ponía otra vez en la cola para coger otro y a mi me ponía tres beatas más atrás en la cola para así podernos llevar a casa una docena de riquísimos panecillos de anís con lo que hacíamos felices a todos los de la casa, pequeños y mayores, con tanta belleza culinaria como les traíamos. 

Pero mi tema de hoy, preparando la conferencia de esta noche, no, no es el pan de anís, no, el título y el contenido de lo escrito aquí hoy, va a estar dedicado a lo mismo que quiero llevar al estrado esta noche ... los poemas de Sabines y la música de Cohen y, como no, aprovechando que tanto le debo al Dios que tantos panes de anís me hizo comer en mi infancia, dejaré aquí ese "Me encanta Dios" que Jaime Sabines supo dedicarle como nadie lo había hecho hasta entonces y prpondré que cantemos ese inolvidable Aleluya que el maestro nos dejó para siempre a los habitantes del planeta.


Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe con las manos. 

Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo, o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo- la vida, sea para siempre. 

Ahora los científicos salen con su teoría del Big Bang... Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes. 

A mí me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los antibióticos- ¡bacterias mutantes! 

Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble. 

Mueve una mano y hace el mar, y mueve la otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento. 

Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, y manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira. Es la tierra que cambia -y se agita y crece- cuando Dios se aleja. 

Dios siempre está de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy. 

A mí me gusta, a mí me encanta Dios. Que Dios bendiga a Dios.

Jaime Sabines


enriquetarragófreixes






4 comentarios:

  1. Aprendo cuando te leo
    suena bien l pan de anis
    no lo conozco pero si me gusta el Panetone aunque no lo como porque me cae mal un abrazo de año nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo recuerdo pero nunca volví a tomar pan de anís amiga Mucha, sé, no obstante, que me sabía casi igual o mejor que a ese Panetone que nombras Ummmmmmmmmmmmmm
      Un abrazo de viernes, querida poetisa

      Eliminar
    2. El escrito de Sabines digno de guardar ¡como no! Lo dice todo y más. Sencillamente magistral. El es todo eso sin necesidad de que comamos pan de anís. Que te vaya bonito en tu charla. Feliz noche.

      Eliminar
  2. Gracias, amiga Paz, esta noche va a ser larga, cálida y de mucha charla ... como todos los viernes la nuit. He mandado, unos avisos previos al Ateneo sobre lo del pan de anís ... y nadie sabe de que les hablo. Haré como Sabines.
    Feliz noche, amiga.

    ResponderEliminar