a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 19 de enero de 2017

La Estupidez humana, el Julián, La Loli y ese niño que viene





19 enero 2017

Leandro y yo tomamos, muy de tarde en tarde, un café solos, muy solos, como si nos diera miedo hablarnos, sentirnos, el es muy él, y yo soy muy yo, pero a pesar de nuestras claras diferencias en la forma de entender la vida, los ideales y el más estricto significado de la palabra altruismo, nos hablamos, discutimos, sí, pero poco, sí, pero hablamos, como nuestro café, ricamente pero de tarde en tarde. Hoy acabamos bien:

"Me acuerdo, Enrique, de un discreto, aunque feliz , domingo del mes de enero del 73, cuando a los postres de la comida tradicional de los domingos en casa de mi Padre, mi mujer y yo decidimos contarlo. Nos miramos primero a la cara, en claro gesto de complicidad, yo le dije a ella, a mi mujer ... Venga, dilo tú ... "

Leandro que me estaba dejando tomar el café de modo pausado, tranquilo, se fue emocionando a medida que me estaba contando la gesta familiar ... ante su emoción y la mía, dejé el café encima de la mesa, le puse una mano en el hombro y le dije: "Sigue, Julián, sigue ... ¿Qué pasó?" ... y Julián prosiguió ...

"...y ella, no con cierta lentitud, propia de quien quiere provocar expectación, les dijo a todos los de la mesa ¡¡¡ Papá, Mamá, vais a ser abuelos !!!"


Seguramente haríamos el mayor de los ridículos pues ambos estábamos recordando, sin poderlo decir, que esa historia se había repetido con nosotros no ha tanto tiempo, pero ver a dos abuelazos, abrazados y llorando a eso de las ocho de la madrugada en el Ateneo de la Playa, sonaba a que estábamos gagá o a que aún no habíamos terminado de celebrar el revellón de fin de año, pero en eso que se acercó la Loli y con voz socarrona va y nos dice ... ¿Va a haber boda o qué? ¿Qué os pasa? ... Julián y yo, con voz entrecortada le explicamos el asunto mientras regalábamos al escenario una mezcla de risa y llanto que parecía eso, el revellón mal acabado, pero lo extraordinario fue que la Loli, la barista más buena - (en todos los sentidos) - de esta Playa, se sentó con nosotros y se puso a llorar como una posesa abrazándonos a los dos como si se tratara de un duelo mundial o la alegría del pescador el primer día que pescó algo con raspa. Al rato supimos - cuando ella, la Loli, pudo calmarse - que le acababan de anunciar que ella también iba a ser abuela por primera vez ... no os cuento el resto, no hay pañuelos para todos. 

La vida se compone de tantas y tan perfectas vivencias que nos unen a los humanos que parece imposible que nos dediquemos a buscar cualquier razón que pervierta nuestras almas y levante nuestras armas, unos contra otros, por las más inoportunas y estúpidas razones. La estupidez humana no tiene límite ... 


enriquetarragófreixes






4 comentarios:

  1. el primer hijo
    el primer beso
    el primer nieto la primera noche desbordando miedos
    y es la vida lo hermoso
    de la primero
    aunque después vengan los amores intensamente buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me encantan tus poéticos puntos de vista amiga Mucha. Vida y muerte, amor y muerte, vida.

      Eliminar
  2. Ese momento, los que lo hemos vivido, sabemos que es mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi, seis veces mágico, una en el 73, y cinco más desde el 2007 hasta hoy. Bellas razones para vivir, amiga Tracy

      Eliminar