a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 15 de enero de 2017

Los amigos, los otros y la medicina natural




15 enero 2017


Tener amigos amantes de la salud, sí, de esos que se cuidan, que no toman una cerveza tras otra cuando se juntan con los amigos; esos amigos que solo beben una copa de vino y de cosecha noble del Duero, cuando van a comer a esos sitios que los platos que sirven parecen el sombrero de Don Quijote y en su interior ponen muestras tamaño canapé y cobran 100 € per cápita por ser un lugar "in" y que al final pretende que paguemos a escote cuando ha sido él el que te ha invitado al lugar; esos amigos que van al gimnasio antes que a Misa y que miran a los que sudan con cierto asco y de reojo; esos amigos que tienen siempre una amante o "amanto" en la oficina y se lo hacen en el Hotel del Puerto de Santa Pola para que nadie les reconozca; esos amigos que llevan americana y cuello de camisa pija abierta y que no se la quitan ni para ir al cuarto de evacuación de excrementos corporales; esos amigos que siempre llegan tarde a todos los eventos para darse un baño de notoriedad; esos amigos, eso sí, que cuando los necesitas para salvar algún escollo económico, te recomiendan al Director de una Oficina Bancaria amiga para que te de un Préstamo en la mejores condiciones y que seguro le cobra la comisión del préstamo a su amigo el Director, si es que te lo conceden; esos amigos que cuando vas a su oficina a verlos le dice a su secretaria que te sientes en la sala de espera que Don Amigo está ahora muy ocupado con la Directora de Vocaciones del Marketing oculto haciendo el programa de la semana; esos amigos que un día dijeron que lo eran pero se les olvidó que ese estado solo es corroborado el mismo día que les pides un favor ... y se les olvida, aunque luego, un buen día, muestren un interés  desmesurado en darte la mano cuando te sientas a dar una conferencia ... esos amigos que no lo son, ni yo quiero que lo sean ... seguirán, muy a pesar de todos, ahí, en el escenario de lo social menos deseable.

Los que lo son, los que se toman cuatro cervezas antes de comer, los que te hablan de la vida de sus hijos, de sus problemas, de que la talla del pantalón se le ha quedado pequeña, los que te preguntan como vas de lo tuyo y que están ahí cuando te caes ... esos, sí esos, que tanto cuesta encontrar en el camino del viaje terrenal, pues sí, existen, y uno de ellos es el que me ha mandado esta página que me ha resultado .... ¡EXTRAORDINARIA!

Una página para guardar pues cuando un amigo recomienda algo ... ya se sabe, acabamos abrazados o llorando, desbordándose el vaso de la amistad por donde más se nota.

Cliquea sobre el cuadro del recorte para ir a la Web o aquí




enriquetarragófreixes






4 comentarios:

  1. Buenos días Enrique, de esos "amigos" que dices en primer lugar, no se merecen atención alguna,estaremos de acuerdo, pero como dices ahí están dando pol culo te falta decir
    SAlud con buenas amistades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen en Murcia, querido amigo Toni: Sasssto.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Amigos, como el que te ha recomendado la página, hay pocos y tú lo sabes. De los otros ya has dicho tu el calificativo que yo no voy a corroborar porque no sería educadamente correcto. Contados con los dedos de una sola mano y sobran. Y siempre estarán ahí aunque ni los llames a diario ni los veas. Buen día aún con retraso.

    ResponderEliminar
  3. Dices bien, amiga María paz, yo empecé. de joven, con docenas de amigos, luego pasé a las dos manos, luego a una y ahora, hoy ... con los dedos de una mano.
    Un abrazo, amiga y cuidado con el frío

    ResponderEliminar