a:hover { text-decoration: underline;

martes, 28 de febrero de 2017

Cuando nadie me ve


28 febrero 2017

Oigo o veo, el anuncio del Sorteo del día del Padre de la ONCE y ... sí, me da por que se me pongan los ojos como si estuviera en un velorio y yo fuera la viuda. Me mandan un vídeo guasapero de un niño que tiene un perro cojito y cuando el niño lo abraza ... lo mismo, me quedo como una oronda plañidera entregada a recordar las virtudes del muerto. Pedro, con el café  aún en boca, me cuenta que a su mujer le han encontrado unos quistes complejos en el riñón derecho y hasta el Director del BBVA se pone a llorar en mi presencia cuando, hablando por teléfono, su mujer le acaba de comunicar que va a ser padre.

¿Pero qué me pasa hoy? - ¿Habré sembrado un campo de cebollas en un millón de hectáreas de terreno lleno de fosfatos mientras luchaba contra la tormenta en uno de mis sueños imposibles? - ¿Estaré chocheando como si fuera un anciano en la boda de su nieta? - ¿Seré carne de devoción de los héroes de mis propios cuentos el día que salvan del mal a su princesa? ... Lorena, esa joven, bella  y simpática chica sesentona, de Albacete, que vino del frío para dejar a su marido que le puso los cuernos con la bibliotecaria de la Universidad, (de eso hace ya veinte años), me dice, taza de café en mano: "Sin oírte te he escuchado, te he leído lo que tienes ahí en el Tablet, querido amigo, (aprovechó la bella de Albacete uno de mis viajes al desahogo prostático  y me leyó), pero yo, por si te sirve, te diré algo que pensarás que nada tiene que ver contigo y con tu sentir de hoy, pero sí lo tiene ... cualquier persona que te motiva a ser mejor es alguien a quien vale la pena mantener cerca y ese, querido amigo, ese eres tú.  Llorar es saludable pero lo es aún más cuando lo haces porque eres capaz de sentir".

Cuando Lorena terminó, me quedé quieto, inmóvil, sin ser capaz de articular palabra alguna, noté que el calor fluía a mis mejillas, la miré y me quedé con las ganas de darle un morrazo de cariño y agradecimiento, (uno tiene mujer, hijo y muchos nietos y una vida social aseada y le teme al quediràn), pero le cogí una mano y se la apreté en señal de agradecimiento y regocijo para darle culto a esa falsa modestia que todos llevamos dentro. Es como mi mujer - pensé - ella siempre me alaba, (será porque me quiere, claro), pero es totalmente inmerecido ... lo normal debiera ser costumbre y a eso, sin duda y cada vez más, no me acostumbro a que no lo sea ... y a echar unas lagrimitas de vez en cuando, tampoco, aunque me guste hacerlo cuando nadie me ve ... psssssss. 


Enviado desde S6+Edge




enriquetarragófreixes




6 comentarios:

  1. Al salir de casa, en un día precioso para cualquier destino de naturaleza sensible…te he visto, te he saludado y tú con los ojos de cristal cuarteado no me has visto, pero me consta por la estela que como siempre vas dejando que vas tras ella. ¡Bravo! Como todos los caminos conducen, no a Roma, pero sí al cielo yo he hecho un tanto de lo mismo. Quiero llenar mi mochila de cromos vitales que a la vuelta intercambiaré como hacíamos de pequeños a la puerta del cole. Feliz día y hasta luego.

    ResponderEliminar
  2. Precioso mensaje, amiga María paz ... gracias.
    Un abrazo, muy, muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabían en la caja, los cromos; así que he entresacado algunos y te los haré seguir por esa vía secundaría por donde los trenes circulan algo más despacio. Feliz tarde.

      Eliminar
  3. A veces me pasa y con el transcurrir del tiempo me he puesto mas llorona mas con miedos mas.....pero siempre mujer latente hasta el dia que me muera
    bello tu texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es innegable y favorable amiga Mucha: ¡¡¡ Mujer latente !!! Bravo

      Eliminar