a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 20 de febrero de 2017

Lo importante es que ella lo sepa – (Luciano y su poética alma) - @etarrago


Seth_Armstrong_madinthedark_1024x1024

Pintura de Seth Amstrong

20 febrero 2017

En el rincón del refugio de mi Ateneo, apareció hoy Luciano, ese otro muchachito de los madriles que se hizo poeta cuando su mujer lo dejó a los 50 para irse con su Jefe que tenía mucha y mayor poesía que el mismo Luciano. Luciano no se enteró porque la tragedia le pilló en un viaje de negocios con la “Otra” en busca de un exitoso contrato de obras millonarias de ingeniería en Argentina, cosa que finalmente consiguió. Nuestro amigo Luciano, tiempo ha célebre Ingeniero de Caminos, consiguió las obras para su Gran Empresa y un “ahí te quedas golfo mío” que le endosó la mujer y más tarde la “Otra” pues ésa, (La Otra), de casarse o de pareja formal, nada de nada.

Pues bien, Luciano tenía hoy su mañana poética, y su pena un poco más en el alma que otras madrugadas, y para demostrarnos que dejó el mundo de las ciencias el mismo día que lo jubilaron en el 2010, y que su poesía es incontenible y su creatividad luminosa, nos sentó a todos y se puso a recitar su poema – el de hoy -  que, por cierto, yo sin entender mucho de ello, creo que siempre son relatos:

“Hay un día en que notas que vibran tus sentidos, que tus pensamientos están con ella y aunque, no siempre sepas verlo, quizás no siempre ella lo sepa.

Buscas refugio en ella y esperas más, mucho más, pero eres cobarde, estúpido o un simple machito fanfarrón curtido al sol de los ya hoy muy olvidados machismos ancestrales. No sabes como hacerlo, no, no sabes que hacer para que ella lo sepa.

Hay cosas que en ciertos momentos no se pueden expresar, solo, con palabras ... pero es tan importante saber hacerlo, como que ella lo sepa.”

Y todos aplaudimos a rabiar, claro, sabemos que luego hay premio, pero hoy no, resulta que Arturo, siempre tan pragmático, le ha preguntado socarrona y hasta burlonamente a Luciano: “Y tú mujer se enteró ¿Verdad? … “ y a Arturo – y a alguno más – le ha entrado la risa tonta esa que te da siempre que no te tiene que dar y … se ha armado la “marimorena” y de cuyo resultado, claro, no contaré nada aquí por si acaso, pero que sí, al final hubo Cantueso, como debe ser y muchos abrazos propios de esos amigos que uno tiene por ahí, esperando que alguien les ponga la Radetzky, aunque sea sin volumen, para que todos se pongan a echar palmas, y es que mis amigos son lo mejor de cada casa, aunque en su casa se les haya olvidado ese punto de puesta en valor de cada uno.













enriquetarragófreixes




2 comentarios:

  1. Sois la leche. Me gustaría veros por un agujerito, jajajaja.
    Vida pura la que nos cuentas aquí.
    Besos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Purísima, amiga Celia ... son gente extraordinaria, como todos mis amigos.
      Un abrazo de lunes.

      Eliminar