a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 29 de marzo de 2017

La hipocresía y algo más



Fotografía: paris cafe 1960s

29 marzo 2017 

No había nadie, parecía cual si una bomba de neutrones hubiese caído en el centro de la zona de cafés del Ateneo. Leonor y un buen político del ayer, (de los del PC de toda la vida), constituían el público de este inhabitado café de las madrugadas de hoy. Leonor me despierta de mi asombro: "Están todos en el Tanatorio de la Siempreviva, ha muerto la mujer de Lorenzo". Vaya, me dije y le dije a Leonor, pero si yo creía que Lorenzo era viudo. No, solo separado y desde hace veinte años - apostilla Leonor - ¿Entonces? - me pregunté y le pregunté a Leonor - y ella raudamente me informó, informe que duró unos veinte larguísimos minutos pues la Leonor, (cual vieja profesora de las de antes que ha sido y sigue siendo en su fuero interno), me explicó al detalle y de modo muy didáctico, la vida de Lorenzo. Resumo que lo que Leonor me contó fue que el tal Lorenzo era y es un Cabrón con pintas, (cabrón que aparenta ser un buen tipo). Resulta que él, (el Lorenzo), dejó a su santa y querida mujer en el 95 por una joven de Albacete de origen francés que trabajaba en un conocido local de negocios nocturno de nombre italiano en Castellana, (del Madrid la nuit), que lo enloqueció. Ella, la ahora en el Tanatorio de cuerpo presente, lo atribuyó a una tentación del demonio al que su beato marido, (que hacía de monaguillo en la Iglesia de San Nicolás los domingos de madrugada entre otras praxis cristianas), había caído una vez seducido por el demonio. El Lorenzo vivió un par de años con la "francesa" hasta que se acabó el amor y la "pasta" de ella y de él, respectivamente y a la vez. Luego Lorenzo volvió a sentarse a comer y a cenar y alguna vez a dormir con su santa, hoy tanatorial, cuantas veces le vino en gana en estos últimos veinte años ... ella le lavaba la ropa, le daba de comer y de vez en cuando la agraciaba con algún favor sexual con lo que ella era feliz y él, pues eso, seguía con su vida de ingeniero multiviajero y muy ocupado ... vamos, lo dicho, un Cabrón con pintas. Mantuvieron, ambos dos, (según cuenta Leonor), su estatus cristiano y socialmemte decente, hasta los últimos días de ella, (la hoy en hora de las apologías más sentidas).

Vivir para ver ... y oír. Cuanta hipocresía ¿Verdad? ... pero cuando ya me iba, (tras mi doble de café descafeinado con leche de soja y azúcar sin azúcar), se acerca hacia mi ese viejo del PC de toda la vida que estaba allí sentado - junto a nosotros, en la mesa de al lado - y me dice: "Enrique, Lorenzo no era tal como lo pinta Leonor ... ella era mucho peor, ella le prefirió a él y así le fue. La culpa es de ella" - Lo cuál, sin duda, me dejó las cosas aún más claras ... ¿Más verdad aún, Verdad? ... 

Me hago viejo y cada vez más comprendo eso que dijo ese viejo chino al que se le atribuyen todos los proverbios: "La especie humana lo es y quiere serlo, somos estúpidos por necesidad".

N: Lo del chino me lo he inventado, pero cuela ¿Verdad, también? 



Enviado desde S6+Edge



enriquetarragófreixes



14 comentarios:

  1. que bella
    mientras fuma la vida
    que le ha tocado vivir
    que bella
    ignora el mundo que no escucha
    que bella
    se esconde mientras el humo la penetre
    Besos de madrugada muchacho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bella murió, la otra bella, mucho más conceptualmente bella lo dejó, pero la bella de verdad sigue ahí, esperándole en algún lugar del firmamento querida Mucha.
      Tú poesía me embriaga, querida poetisa de todas las américas.

      Eliminar
  2. La hipocresía en la pareja no tiene límites. ¿Quién sale perdiendo? Ambos los dos. Incluyámonos todos. Ninguno somos santos y siempre sin herir al contrario, amén de separaciones, aventuras o desengaños… ¿Por qué no se habla con sinceridad? ¿Tanto trabajo cuesta? Segurísimo que algún chino, aunque sea inventado, tendrá su razones con algún proverbio. Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa hipocresía no la entiendo o no la quiero entender ... pero debe aceptarse, como lo del voto político, incomprensible a veces, pero ahí está. Hay cosas que no tienden a cambiar por muy antiguas que nos parezcan querida amiga María Paz.
      Ah, lo del proverbio chino es tan recurrente que cualquier cosa que digas seguro que ya la ha dicho o consta en algún legado cultural chino.
      Feliz miércoles querida amiga

      Eliminar
  3. En fin, Enrique, el viejo 'pecero' me pone ante un enigma: "ella era mucho peor, ella le prefirió a él y así le fue", porque me falta el otro término de la comparación ¿Es la soledad, es otro, es él mismo, el viejo pecero? La historia de Lorenzo y Leonor es una historia ejemplar en el sentido de ilustrar un fenómeno cada vez más extendido. Hace tiempo -aunque suene incorrecto- los Lorenzos se echaban queridas, y las Leonores se resignaban a cumplir con su papel. Y, ya se sabe, cuando el Lorenzo deponía sus fuerzas, la santa lo recogía; ahora, la versión posmoderna viene con abandono y divorcio incluido pero la esencia es la misma. Así que, para mí también el Lorenzo es un "cabrón con pintas" y la Leonor una de tantas tontas que perdonan por amor y temor de Dios. Y si me tengo que quedar con un personaje, me quedo con la Leonor.

    Y lo del tanatorio la Siempreviva; siempre me llamó la atención, tan llamativo y ocurrente, y a la salida hacia Madrid, para presumir.

    Buen día y un abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, Alfonso, bien, quizás coincidamos en todo, pero lo mío es que peor, yo me acomodo a cualquier pensamiento, a cualquier era y horario del calendario, casi puedo comprender y escucho, a todo el mundo, quizás, de tanto oír, me habré quedado sordo, segura,ente, pero nunca insensible, no, solo lo soporto. Nada es igual ... lo sé, pero nunca lo fue.
      Un abrazo amigo Alfonso, seguimos en sintonía

      Eliminar
    2. Una precisión: no sé por qué, quizá por poner nombre, he llamado Leonor a la santa viuda, cuando Leonor es la que te cuenta la historia, pero creo que se entiende ¿Verdad?

      Que pases una buena tarde.

      Eliminar
  4. No quise rectificarte, amigo, lo entendí. Leonor es otra cosa, ni buena ni mala, distinta.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  5. Que pena que tantas y tantas relaciones no se basen, simplemente, en el amor...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mal muy extendido, amigo ildefonso. Quizás en otro mundo, en otra vida ...
      Feliz noche

      Eliminar
  6. Quizás seamos estúpidos por necesidad, pero creo que por la necesidad de tener al menos un poco de la felicidad como nos la imaginamos (o como nos empecinamos en imaginarla). :|

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también, amigo little. Más importante que ser feliz es creérselo. La Sociedad actual vive ansiosamente en su búsqueda porque no sabe lo que es, ni lo que busca.
      Feliz tarde, amigo-e

      Eliminar
  7. Pues sí, Enrique, si la difunta aceptó todo eso fue su problema.
    Vaya dos.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Celia ... feliz lunes que ya está aquí

      Eliminar