a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 15 de marzo de 2017

Lo más importante es vivir


Imagen, no se donde, siempre en París

15 marzo 2017

Vaya, revisión trimestral de ascensores ... casi muero en el zarandeo de la tortuosa bajada por la escalera ¿Cuándo será obligatorio instalar toboganes al estilo de los que ponen en los aviones para las emergencias? Mi alma en el pubis cuando pienso en la vuelta.

Viento de levante que obliga a colocar piedras o como dice mi amiga Leonor ... "día para insuflar piedras en los genitales". Una palmera joven y graciosa, como queriendo bailar conmigo, se tuerce tanto que casi me da la mano. 

Un conductor descendiente de Satanás pasa a gran velocidad por el carril de servicio del Paseo de la Playa y me pone perdido al hacer volar dos grandes charcos a modo de inesperado aspersor. 

De pronto y como tabla salvadora en un mar revuelto, me encuentro con Sofía, esa bella sesentona de Castalla, gran admiradora de Borges, de Milanés, de Camús, de Mandela, de Anguita, de la Hardy, de Lorca, de Aute, de Picasso, de Machado, de Serrat, de la Matute, de Distéfano, de Raúl Matas, del viento, del mar, del sol y  de todo lo que represente hablar de lo bello que es vivir a pesar de las múltiples cruces que ella - esa bella cabrona (sic) - (la vida),  nos hace llevar como prueba previa o continúa, para saber apreciarla. "Enrique, tienes mala cara" - me dice a modo de reproche - "Nada de eso, solo que ya empiezan a pesarme los párpados del alma y eso, aunque de modo sugerente, es solo una forma de acomodarse a la realidad" - le digo. Me habló de lo suyo, de la belleza de como vivir sin él, su Gaspar, (al que perdió hace ya ya diez años), de como asentar los sentidos en el mundo del altruismo, de la colaboración con Cáritas, de ser responsable de la praxis del baile del Zumba en las escuelas municipales para la llamada joven veteranía, de ser amante del "aburrido" yoga para adultos, del resurgir del canto para jóvenes veteranos de inquietudes no realizadas en el mundo de la canción, de ser amante de la sexualidad a cualquier edad, (sin detalles), de ser - a su temprana y bella edad de sesenta y cuatro tiernos tacos - un referente para todas sus amigas,  y un deseo sexual inalcanzable para sus muchos y babosillos y veteranos alumnos - se ríe - y para algunos de sus no pocos alumnos cuarentones sin fronteras de hoy. 

Una hora larga de un  escasamente reprochable  monólogo para recordar,  y del que, hoy, de mi admirable amiga Sofía, (de nombre impronunciable para el divino emérito), he aprendido muchas cosas a pesar de mi muy cuantiosa edad, (aunque sé que no debiera creer tenerla ... pero la tengo), y del que no voy a olvidar su último comentario de despedida, (el de Sofía): "La vida es lo que es, es difícil definirla, pero yo, ahora, pienso hacerlo como eso tan repetido y muchas veces ignorado y tan dificil de practicar como lo es lo de saber y querer bailar bajo la lluvia". "Enrique, te quiero, y a tu niña aún más por saber quererte como eres ... no sois pocos, solo sois poco conocidos. Sigamos en lucha, amigo. Lo bello es vivir ... pocos lo saben, debemos hacérselo saber a todos".

Un día perfecto ... nada nuevo ... importante, como todos los días que se nos permita seguir viviendo.



Enviado desde S6+Edge






enriquetarragófreixes





4 comentarios:

  1. Muy acertado el consejo de Sofía: la vida es maravillosa y no hay nada como sentir que uno la está disfrutando con plenitud. Y para eso no necesitamos un enorme yate, o al menos eso nos decimos los pobres para consolarnos :P

    ResponderEliminar
  2. Consumido casi el día me anima leer cosas como esta, bueno como las de todos los días. Apreciarla aún más después de tantas y tantas luchas diarias como ves a tu alrededor. Entre la salud física y mental...hoy estoy como el tiempo. Feliz noche ya.

    ResponderEliminar