a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 28 de abril de 2017

Relaciones laborales con derecho a roce

28 abril 2017

Me contaba ayer noche, uno de los compañeros de mesa en la conferencia de los jueves, que le daba miedo pensar en la gran cantidad de matrimonios perdidos por culpa de una mal llevada relación laboral fruto del roce profesional entre compañeros de trabajo. No hubo forma de convencer y de convencerles a todos, que eso de liarse con la señora o el señor que no vive contigo, no es una cuestión de roce laboral. 

Decía otro compañero de mesa, echándome un capote: 
Yo veo todos los días a mi portera, a la que nos sirve el café en el Bar de al lado de la oficina, y escucho todos los días, también, a la Julia Otero y no me ha dado nunca por liarme con ellas ni, por cierto, con nadie”.
“Mantenerla dentro del pantalón, cuando sales de casa, es una garantía de vida feliz, amigos”...
... nos dice, finalmente, otro de los preocupados conferenciantes de anoche.
.
Lo peor de anoche, sin duda, fue verse confirmadas las sospechas sobre la muerte de la vida en común de una pareja querida tras muchos, muchos años de convivencia matrimonial. Nada tan doloroso como una ruptura, cierto, pero si la llama se apaga, es mucho mejor saberlo dejar a tiempo antes que empezar con los problemas que suele dar una rota vida en común. Quizás saberlo hacer bien es cuando se le llama “separación de mutuo acuerdo”. Es difícil conseguirlo, si, demasiado, pero aún lo es mas saberte perdido en la soledad del futuro cuando decidiste creerte que la vida estaba en otra parte. Queridos amigos, ánimo, yo os quiero a los dos, hagáis lo que hagáis para mi estará bien, pero procurad no haceros daño, eso cierra muchas puertas.
.

La vida es tan bonita y tan complicada que … incluso apetece vivirla.





.




4 comentarios:

  1. En mi opinión habría bastantes respuestas, lo que no quiere decir que justifique el hecho, que no. Y no es cuestión de liarse con la portera o la presentadora de turno a la que nada más que conoces de oídas. Es cuestión, más bien de mala cuestión entre otras, de vivir más en el trabajo que en casa cuando nada más que se llega al hogar casi para decir buenas noches y dormir, y sé de lo que hablo. Craso error de los que creen que esos cinco minutos no valen para nada y son los más preciados. Difícil conseguirlo, pero no imposible. Buena lección para un viernes lluvioso, ventoso y frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también he vivido mucho el mundo laboral y he visto muchas cosas ... un buen tema y también lección, para un viernes amiga María Paz.
      Feliz aún y lluviosa tarde

      Eliminar
  2. Qué me vas a contar: una pareja muy íntima mía se acaba de separar después de 15 años. Tiene que ser horrible para él, que es al que han dejado. Estas cosas siempre impresionan, ¿verdad? Yo ya tuve mi ración el año pasado, ahora a caminar con tiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día hay mucho riesgo, amigo Holden. Nada es como era antes, pero, a veces, cuando mejor me lo miro, pienso que en algunos casos es, la solución, infinitamente mejor que lo era antes que había que apechugar con el bodorrio hasta la muerte si éste fallaba.
      Feliz tarde, amigo

      Eliminar