a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 17 de mayo de 2017

Juan, la jubilación, el olvido y la nueva vida


Fotografía de William Sumits

17 mayo 2017

- Juan, ayer, cuando le dejé, se fue a buscar, entre las paredes de la Empresa que lo jubiló, algún resto de su actividad cercenada que le devolviera a la vida. Mojarse los pies en San Juan no le sirvió, al parecer, mas que para coger un resfriado y los cafetulianos, hoy, lo han dejado abiertamente de lado en las conversaciones del día pues Juan es algo difícil para la charla. 

- Juan se puso ayer la corbata para la ocasión y al rato de estar entre esas cuatro paredes, donde él dejó allí media vida trabajando, se dio cuenta que los pocos que allí quedan no le hacían ni caso y, además, no sabían como deshacerse de él, hasta el punto se puso pesado que cuando le estaba diciendo a Luci como debía contabilizar la factura de gastos de viaje de los agentes y al nuevo contable, un chaval de unos 26, como le ganó no se que batalla fiscal a la Inspección de la AT, apareció Lucas, su antiguo ayudante y que ahora es el Jefe, y le mandó callar de modo fulminante y hasta con malos modos. 

- Juan me lo contaba casi llorando, esta mañana, cuando ambos estábamos junto a la máquina de los cafés del Hospital de San Juan.

Juan no entiende que le pasa, yo se lo intento explicar pero no es fácil. Quizás mañana consiga hacerle entender que hay vida en muchas otras partes, tantas como ignora. Será duro, lo sé, pero espero que acabe entendiéndolo... es un mal de muchos.




4 comentarios:

  1. ¿De qué me suena esta historia extrapolada a otro lugar? Con ligeros matices claro. Llorar no, pero suplicar casi que sí (por necesidades del guión) y aquella media vida dedicada a perder la otra media no valió para nada. Vida en otras partes, por supuesto, asimilando como se pueda lo perdido. Triste pero cierto. Me lo explicarás y lo entenderé, de hecho llevo intentando entenderlo desde hace algún tiempo y ...parece funcionar. ¡Ah! y no me tengo difícil para la charla ahí difiero de Juan. Buen miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de difícil son estos tiempos, querida amiga, a todos un poco y a los que menos o nada, como fue mi caso, lo vi cerca, mi suerte me la dio mi querida DFEH que me retiró en la cumbre. Ella, la DFEH, me enseño a preciar lña vida como nunca lo había hecho, me puso los pies en el suelo y gracias a ello me perdí esa cruel crisis que puso a todos esos "viejos que nos han servido bien" en el puro paro y en el "arrástrate como puedas hasta que te puedas jubilar". Un horror y Juan, Juan lo ha sufrido en carne cruda.
      Feliz noche, amiga, soñemos que el futuro será mejor, cada día un poquito más ... soñar cuesta poco y nada mejor que llegar al final en pleno sueño.
      Buen miércoles, amiga María paz,

      Eliminar
    2. Un claro en el cielo que si bien ya desgraciadamente no ayuda, sí que consuela y no te puedes imaginar cómo. Gracias y buenas noches perdóname la hora.

      Eliminar
    3. Estás perdonada, María Paz ... además, ya está el claro aquí ... brindemos por ello - chin-chin

      Eliminar