a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 30 de junio de 2017

Ay amor mío, que profundamente absurdo es estar vivo ...


30 junio 2017

La ciencia no repara lo que la genética manifiesta en la esclavitud de los cuerpos afectados por eso que aún llamamos enfermedades raras, pero lo cierto que lo menos preocupante no es, (para los afectados), la esclavitud de sus cuerpo rendido ante ellas, (las enfermedades llamadas raras), no, ese no es su problema, lo que sí lo es  la negativa del mundo llamado culto a idebtificar su problema como de urgente resolución ... no, eso no da votos, no son muchos y, además, no se quejan mucho, saben morir queriendo ser mejores y sin rechistar.

Disculpad mi pataleta de este lamento maldito pero es que hoy no he podido subirme a un autobús, el peldaño era muy alto y la plataforma para subir a los discapacitados no funcionaba ... no he llorado, pero me ha dado mucha pena que nada, ni nadie, parara el dichoso autobús y se negara a continuar en él e impedir que siguiera funcionando sin que repararan esa plataforma. Hacemos lo imposible por querer vivir, por ayudar a los más necesitados, pero son cantos de sirenas, yo, desgraciadamente, es ahora cuando me doy cuenta ... pero ... sí, ahora comprendo por qué me pirra tanto esa canción de Aute que dice ... "Ay amor mío, que profundamente absurdo es ... " ... me pirra absolutamente por oírla y por los recuerdos que me trae.








6 comentarios:

  1. Comprendo tu lamento y lloro contigo. En casos similares y peores que veo muy a menudo y cuando te decides a echar esa mano o esa ayuda da la sensación de que la rara eres tú. El mundo al revés como me he referido más de una vez. Aun así mi querido amigo merece la pena estar vivo a pesar de lo que cante Aute.
    Yo te ayudo a subir ese peldaño y los que resten porque hasta donde tu llegas lo hacen muy pocos y en ese “autobús” irá gente de bien qué duda cabe, pero también un sin fin de mediocres sin corazón.
    Feliz y hoy más que nunca…tu viernes nuit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La utopía, lo imaginable, la feliz insensatez de la propia felicidad, querida amiga, me impide abundar o ahondarme en el negativismo, no, eso nunca, solo son ays de dolor, nada más, esos ats de los deportistas cuando tiran el listón al saltar o cuando fallan un penalti, nada más, ni nada menos, de los fracasos o de las decepciones deben nacer las razones para ser más fuertes en la lucha diaria por la vida por que ella y onda ella, la vida, vale la pena "vivirla".
      Un abrazo muy fuerte amiga del alma.

      Eliminar
  2. Ay, amigo, lamento lo que nos dices... Comprendo tu dolor...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada serio, amigo Ildefonso, utopías convertidas en letras de un ser imaginario ... o no tanto.
      Feliz sábado

      Eliminar