a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 5 de junio de 2017

Esperanza, la Tierra y el "Lombrices"


05 junio 2017

- Su vida profesional, su boda con la tierra - como el gusta llamar a su labor de toda la vida - terminó cuando un "mal terrible en la espalda", lo tumbó. Una hernia discal triple le fulminó estando en plena labor la cual, casi de un modo asesino, le hizo caer allí y dejarlo tumbado en el mismo surco que le trajo la vida. Estuvo allí, tumbado y sin poderse mover, durante siete largas horas hasta que Juan el "Trepa", vecino de terruño y buen jugador de dominó, lo hechó en falta en la taberna de Lourdes al anochecer, y fue a buscarlo. Lo encontró allí, muerto de dolor y de frío y tras una larga peripecia no exenta de solidaridad y buen hacer de vecinos y amigos, le salvaron de morir como un perro ... "al fresco", llevándolo a La Arreixaca donde le repararon, tras un buen y largo tratamiento, su cuerpo labriego.

- Jorge, el Lombrices para los de su entorno, volvió a nacer gracias a su amigo el Trepa y a la solidaridad de todos sus vecinos.  De eso hace ya nueve largos años y en ese tiempo, El Lombrices, se quedó sin mujer, sin hijo y sin tierras pues su querido y único vástago murió en un accidente de tráfico cuando salía de una fiesta social en Puerto Banús con alguna copa de más, pero gracias a que su santa y Lituana mujer del difunto hijo, haciendo uso de un poder notarial que sin saber como había obtenido del niño del Lombrices, dispuso la venta de las tierras que, extrañamente el padre, (El Lombrices), había puesto a nombre de su hijo por esa extraña coherencia vital que tienen los padres de que los hijos deben morirse después de los padres y le había puesto, el padre, todo su patrimonio a nombre del hijo que como bien ingeniero debía administrar con tino y amor filial para ahorrarse los impuestos en eso de las inexplicables cuotas del impuesto de sucesiones que aún rige en la Spain del XXI. 

- El Lombrices vive ahora con su hermana, más joven que Él, y al que recogió por eso de la piedad del amor fraternal y ahora hace de su vida - la que le quede - un lamento. "Amigos, no hagáis nunca lo que yo, no confiéis en nada ni en nadie más que en vosotros mismos ... ahora soy feliz, tengo un nieto que habla muy raro que me ve una vez al año y a través de una pequeña pantalla portátil que tiene mi hermana, y con ello y con el amor de mi hermana y mus sobrinos ... y con estos ratos que paso con vosotros, vivo y con eso y con el recuerdo de mis tierras, ahora Bungalows de Lujo, sobrevivo. Gracias amigos, va por ustedes" ... va por ustedes, (por nosotros), porque José, el de la heladería, (el hijo del Trepa), pidió dos botellas de sidra para celebrar que, precisamente hoy, hace nueve años que su padre salvó la vida a su amigo.

- Solidaridad, altruismo, humanismo, ingenuidad infinita, debiera ser el título de este post pero lo he dejado en el que es, pero sin dejar de creer en esa propuesta como la más apropiada a éste. Mis amigos del Ateneo de La Huerta mandan ... dando ejemplo de lo que son ... gente de PM.


Enviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.






4 comentarios:

  1. Muy triste lo que nos traes hoy y desgraciadamente se da con frecuencia.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Quizás un poco extensa pero así son las mañanas en La Huerta, gente masacrada por el consumismo salvaje, por la mafia de las comercializado ras y por el abandono de los gobiernos de turno siempre tan urbanitas ellos. Lamentable ... y de eso se lamentan.
      Bienvenido Daniel ... al fondo a la derecha hay una silla libre.

      Eliminar