sábado, 24 de febrero de 2018

El Doctor Zhivago, los 23F y la nota que me devolvió a la vida

20130222_215942

24 febrero 2018


Han pasado, ya, muchos años de ello y las dos efemérides del día ya ni siquiera nadie las recuerda, mucho menos a los que  nacieron mas allá de principio de los 70. Ni el golpe de estado de Tejero en el 81, ni la expropiación de Rumasa en el 83, son motivo de conversación alguna en parte alguna. Será, no obstante, que acabo de ver la película de amor mas querida en mi casa, Doctor Zhivago, pero tengo el alma encendida, cándida y vulnerablemente feliz.

Hoy, además, es sábado y, por tanto, es un día plano para mi y mi cuerpo serrano, el cual se ha quedado, ya, en un discreto trevelez, pero, dado mi estado emocional, quiero acordarme de lo que vi anoche en una mesa cercana a la nuestra, donde, tras la conferencia, y en varias de ellas, se agrupaba el personal a discutir o debatir otro tipo de cuestiones mucho menos pragmáticas. En esa mesa, mientras todos los demás parecían vivir en el mismo ascenso a los Andes en avioneta, ellos, una pareja de chavales, se hacían alguna carantoña cogiéndose constantemente de las manos mientras su ensimismamiento era tan enorme como su indiferencia por lo que estuviese sucediendo a su alrededor. Los veía y me sentía feliz viéndolos, los miraba de vez en cuando hasta el punto que me di cuenta que ella le hablaba a él en el lenguaje de los signos de una forma muy discreta. Se miraban sonreían y de vez en cuando ella le hablaba con algún gesto. Al rato me di cuenta que él se puso a escribir sobre el dorso de uno de los posavasos ante la atenta mirada de ella, haciendo él como que escondía lo que escribía. El puso la nota escrita en posición vertical sobre el vaso de ella a la vez que la miraba a los ojos con ternura y se acabaron dando un largo, tierno y sutil beso. No pude contenerme y, disimuladamente, me acerqué a su mesa para observar la nota y su texto. Cuando lo leí, me emocioné y sin disimulo alguno y ante su extrañeza, les pedí hacer una foto de esa nota y que voy a guardar durante mucho tiempo. La foto es la de la imagen de arriba y, sí, es cierto, la nota me devolvió a la vida.

..





8 comentarios:

  1. pUES....SIN COMENTARIOS ENRIQUE, lo hiciste y ya está
    Que lo pases bien amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Toni, muy fuerte y gracias por tus siempre amables comentarios.

      Eliminar
  2. Me ha gustado la imagen desde punta y hora que la vi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres, siempre, admirable, amiga Tracy, especialmente por tu admirable y6 sensible, concreción.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Que lindo me ha encantado!!!!!!
    un beso desde mi casa
    tomando un batido de yogurt y cerezas oscuras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro beso parea ti, amiga Mucha ... yo descansando de un agotador día de lucha con mis cinco nietos.
      Feliz domingo

      Eliminar
  4. Muy bien, son notas que te vuelven a la vida
    Levantate y anda

    Abrazo y a vivir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, Frodo, a eso ayudan, a seguir levantándonos y a seguir.
      Un abrazo

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/