sábado, 10 de febrero de 2018

Indiscreciones, calumnias, murmuraciones, charlatanerías ... los sádicos de la nuit


Pintura de Fabián Pérez
10 febrero 2018
“Amaneció y eso es algo que debiera agradecerse”.
Ese inesperado y poco coherente saludo que suelo soltar con frecuencia en cualquier foro, es motivo de preocupación en mis más sesudos, siempre espirituales y desde luego muy queridos amigos de la madrugada, pues creen que estoy algo gagá cuando digo algo así o parecido … “¿Enrique, estás bien, te noto raro?” – Me dicen todos al pasar.
Pero hoy ha sido una noche muy especial, al irme, tomando ya al tercer café de madrugada, y ante la cara de muertos en vida que todos llevaban en su arrugada y sonriente faz, se me ocurre alimentar su perverso sentir ante mi estado emocional de tipo neurológico muscular y – especialmente – cerebral, y les suelto uno de esos párrafos que siempre guardo en papel doblado y en cualquier bolsillo de mis múltiples chaquetas tipo oso polar, con lo que, efectivamente, aumenté las murmuraciones más crueles de todos ellos:
“Uno de los peores defectos de las personas mal educadas es el de estar siempre aventurando un sinnúmero de indiscreciones, murmuraciones o calumnias sobre todo ser viviente y, por si fuera poco, delante de gente a la que no conocen. Es imposible calcular la cantidad de enredos que son fruto de esa clase de charlatanería, pues, para ser sinceros, ¿quién es el hombre honrado que oye hablar mal de aquello que le conviene y no aprovecha la ocasión que le sale al paso? A los jóvenes no se les inculca suficientemente el principio de un comportamiento sensato, no se les enseña lo bastante a conocer el medio, los nombres, los atributos o las cualidades de las personas con las que han de vivir; en lugar de eso, les enseñan mil estupideces que sólo sirven para que se rían de ellas tan pronto como alcanzan la edad de la razón.”

Marqués de Sade – 1740-1814
Me resignaré, debo hacerlo, aceptaré sus crueles comentarios, quizás me lo merezca pues debo reconocer, también, que soltarles una parrafada del admirado y sádico Marqués a las cinco de la madrugada y echando humo por la boca, tiene su aquél.
..

5 comentarios:

  1. Qué bueno. Qué sesudas reflexiones para la madrugada. Me imagino a tus amigos echando a correr despavoridos. Lo normal a esas horas, no es cantar aquello de "Asturias patria querida...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, amiga Conchita eNe, pero eso no se cuenta, no queda bien y no se entiende nada, por eso lo traduzco yo aquí a mi manera que queda mucho más aseadito y digno.
      Feliz tarde, amiga

      Eliminar
  2. ¿Qué decirte si lo has dicho tú todo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, amiga Tracy, todo su aquél está dicho ya.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/