viernes, 6 de abril de 2018

El rosario de las ocho, meterse en aventuras y el envoltorio de los sentidos

A eso que llamamos vida resulta que es como una montaña rusa, a veces plana, a veces rusa …
Hoy es un día plano, quiero decir horizontal, de transición entre el llano y la montaña como diría Bahamontes y poco más, no es cuestión de enredarse hoy en eclecticismos absurdos, ni en echar miradas venialmente obscenas a las lindas sesentonas del rosario de las ocho.
Diré, para significar mi animoso estado que hoy he conseguido mover los tres dedos centrales del pie izquierdo que se habían puesto de duros como los churros de las once de la mañana. Pero en toda esa vorágine del culto al silencio imposible; del rigor espiritual olvidado; del amor a primera vista; del culto al arte que ofrece la inexplicable y gélida vista de los primeros toples de la temporada pues el cuarenta de mayo aún no ha llegado; del celo de los lobos mal amamantados a la madrugada y, como no, de los suspiros del mismo Dios al vernos así, en este cruel aunque bello estado, he comprendido que hay que devolver el rumbo de lo posible en la dirección que apuntaba Juan Benet: “Vivir satisfecho de uno mismo ha de ser muy aburrido, por eso no hay mejor cosa que meterse en aventuras …
… y en ello estoy, por ejemplo: Hoy me he atrevido a subir tres peldaños de un dichoso acerado de una concurrida zona comercial y aquí estoy, dando guerra y hecho un chaval, eso sí, cuando me acuerdo de lo que he hecho me digo que no tengo remedio, no, con mucho mimo y delicadeza pero, sí, estoy de atar  … como las pelotas de trapo y papel, de mi infancia y ponerme a rodar a expensas de quien quiera arrearme un patadón culero por mi irreprimible rebeldía a eso de quedarme como estoy.
Bromas aparte, diré que no hay ningún bien que por mal no venga como Ella siempre me decía, la enfermedad, la discapacidad, te enseña a valorar lo que tienes, a no desear ningún imposible, a despreciar la superficialidad y a fijarte solo en el contenido … “lo efímero no es para ti, hijo, valora los valores, fíjate en lo intangible y no admires el envoltorio de los sentidos … solo sumérgete en ellos“. Ella siempre supo que decir cuando nadie decía nada … y yo tuve la suerte de poderla escuchar y entender, cuando no sé si alguien lo hacía … o podía.
..





4 comentarios:

  1. Querido amigo Enrique me solidarizo contigo, y me alegro de que al menos tu estado anímico este mas bien alto. Y apreciar todos esos detalles de la vida que nos va quedando para disfrutar de otra manera lo que de jóvenes no le dábamos importancia y que hoy en otra dimensión si lo sabemos disfrutar. Siempre pienso en que esta vida es éfimera y que hemos de vivir el momento, ese ratito de ponerse a escribir, esa tertulia al hacer un café, ese partido de fútbol, ese abrazo a otra persona...
    Salud anímica amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Toni ... como diría mi amiga la colombiana: "Eres un amor"
      Feliz viernes la nuit

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/