sábado, 14 de abril de 2018

La esencia vital

14 abril 20108

Enfrentarte en la soledad mañanera del cuarto de baño, a la dura labor de montarte un calcetín de ejecutivo, de esos que te cortan la circulación de la sangre justo por debajo de la rodilla, en cualquiera de la dos piernas, pero especialmente la izquierda, o notar que el alma se desmorona en cuanto te agachas a recoger las zapatillas que han ido a parar, y dios sabrá por qué, debajo del radiador una y la otra debajo del mueble del lavabo, o verte incapaz de levantarte si te arrodillas, o a saber que inventarás para recuperar esa puta llave del trastero que se ha caído debajo de la mesa del despacho y que te parece que está en el fondo de los mares, todas esas carencias y otras muchas más que vas descubriendo cada día, son cosas que te hacen valorar, seriamente, y ya demasiadas veces, si lo que falla es el motor o son las ganas, es decir, la esencia vital.

Intentas poner orden a ese desánimo momentáneo, recuperas el “seny” y pones en valor otras mil cuestiones en el otro lado de la balanza y no tiene color. ¡¡¡Vale la pena seguir, aunque solo sea sea para seguirla amando a ella y para verlos crecer, a ellos!!!     
  

..





6 comentarios:

  1. Claro que si, claro que si... Merece la pena... Claro que si

    ResponderEliminar
  2. Creo, amigo Enrique, que te gusta hacerte "el viejecito". Me hacen mucha gracia tus cotidianas observaciones sobre las limitaciones que la vida te va poniendo. Nos va poniendo. Bueno, me hacen gracia, con perdón, porque las cuentas con gracia. Ahora, que en todas las edades hay limitaciones de uno u otro tipo.No?
    Cuando cumplas cien años, espero que sigas escribiendo. Y yo leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noventa y tantos tenía yo previsto cumplir, amiga Conchita, pero haré lo posible por llehar a los 100 así podemos irnos leyendo.
      Me alegra saber que el viejito te hace reír y es que esa es mi devoción, hacer feliz a todo aquel que se me acerque.
      Un abrazo muy fuerte que ya es de martes.

      Eliminar
    2. La mejor de las devociones, hacerle la vida agradable a los que te rodean.
      Porque yo muchas veces critico a los que "se desviven por el prójimo pero ignoran al próximo" Esas personas que luchan por causas que les tocan lejos y por las que no están obligados a probar nada.
      Mucho bla, bla, bla. Pero olvidan al que tienen al lado. He dicho.

      Eliminar