domingo, 1 de abril de 2018

La generación NINI y el daltonismo semafórico


01 abril 2018


A mi, personalmente, me parece que la decadencia de la prensa social es tan expectorante como trágica. Me decía uno de los tertulianos de nuestras noches del viernes que se encontraba con no saber que decirle a su hijo de 12 años, cuando éste increpaba a su madre con un “mecagoenlaputa tía no puedes dejar la puta tele en el canal que está”, cada vez que su madre se sentaba en el rincón del hogar donde se fomentan las relaciones familiares, que no es otro que el cada vez mas decadente espacio, o lugar, que existe alrededor de la tele de 40” que hay en cualquier casa, e intentaba manejar el mando a distancia de la susodicha y preocupante herramienta.

Ni todos lo son, ni todos lo parecen, pero muchos, de haberlos, haylos. MI descendiente principal se cabrea cada vez que toco el tema, pues creo que le da la sensación de que me meto con su generación, que no con él, nada más lejos de querer hacerlo, pero es lo que hay. Cuando tienes 20 te parecen viejos los de 40 y cuando tienes cuarenta te parecen viejos los de 60. Pero el caso es que a los de 60, nos parece que tenemos que convertirnos en una especie de Tío de la Vara, lo cual nos pone en una situación inevitable, pero odiosa.

Yo me he saltado tres millones de semáforos rojos, (esos que nunca entendiste por qué estaban ahí),  y ahora me da vergüenza hacerlo porque se supone que somos el icono de las “coses ben fetes”. Hasta Ella cuando estamos en el PAU 5, que es un Plan Parcial de la Playa San Juan que se comenzó a finales del Boom y que ahora parece los estudios de las películas del Oeste en Almería, y ve que me paro en un semáforo rojo de la zona en la que solo pasan rollos de maleza como las de los desiertos, va y me dice: ¿Cariño, por qué paras, si no viene nadie?

La edad no te deja “gestionar” tus propios pedos con comodidad – Dios mío, ¿qué dirán?. Pues yo me los tiro, (se me escapan, mas bien), y me trae al pairo lo que digan los de la novena. Sigo siendo rebelde pero con los semáforos de hoy no puedo, no puedo con el rojo, lo veo y me paro. La putada, y lo peor, es  que cuando haces eso corres el riesgo de que te pase un Umba-Umba, (Coche negro y pequeño, ventanillas abajo y música a tope con sonido Umba-Umba), pegue, detrás tuyo, un frenazo de esos de película, haga maniobra de adelanto a lo F1 y te suelte un; “Pero que haces viejo de mierda”, mientras te adelanta. Luego me he tranquilizado, he pensado que he tenido suerte y he seguido hasta la tienda de los pollos asados, para hacerme con uno, pues es un gran remedio para una comida de paso, tras una larga noche toledana.

Claro, eso no se lo puedo contar ni a Ella, ni  a mi descendiente preferido, me refiero a los emuladores de la F1, pues lo que hago es pensar aquello que me dicen siempre todos: ¿Cariño, y tú a su edad que hacías?”, o aquello tan sabroso de; Papá, no son todos así, no exageres" – Bueno pues eso espero, pero yo me divertía mucho más yendo a los conciertos de Raimon en Económicas, donde siempre había hostias con los grises, o sesiones en el Juicio Bufo de la de Derecho en la Diagonal, en la que las carreras delante y detrás de los de la porra eran para que no se nos ocurriera nunca pensar en el colesterol dlc. Buscábamos derechos y libertades que no teníamos, por eso nos saltábamos esos semáforos rojos que nos ponían a 100. Esos que los NUEVOS de hoy han olvidado y confundido por los de tráfico, como si no existieran, como los otros, que tampoco existen ya,  y ellos se han quedado sin saber que existieron porque no hemos sido capaces de explicárselo. Pero aún estamos a tiempo, o eso creo yo, nunca es tarde si de empezar a ello se trata, es fácil, solo se trata de explicarlo a los NUEVOS y futuros votantes, incluso cuando son muy pequeños.

¿Enrique; No te pones demasiado pesado con este asunto? – Seguramente, pero ya lo dejo, me voy a ver un vídeo de la Hestevan para ver si me sumerjo en el mundo de hoy y me pongo al día de lo importante, pues mira que no enterarme de lo de la Beyoncé y la "Hestevan" …




..





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/