miércoles, 18 de abril de 2018

Los Pecados, las noches sin dormir, la penitencia y las galletas de manzana de la Misa de ocho

Festival Coachella 2018 - Beyoncé
18 abril 2018
– Me levanté temprano, antes de las seis y no me lo podía creer: Lo hice de un salto imaginario pero real, dada mi condición de muchacho oxidado en la propia redención de los inexplicables pecados cometidos en mi vida que, dada mi avanzada y poco aparente edad, parecen trances de una vida anterior.
– Tenía una urgencia nacida del sueño, del último de una tortuosa noche llena de puigdemones, falsos masters y de chicas en bolas cantando el himno a la Legión Extranjera, fruto todo ello de dormir con la radio puesta en una emisora de noticias a través de un discreto mono auricular instalado en mi oído bueno.
– Me planté en la misa de ocho en la que mi querido Párroco habla a las beatas del sueño imposible aún y con la dormilina, (rosario en mano todas ellas y gesto de viudas en el olvido que te mueres), y que al verme, (mi amigo el Párroco), decidió abreviar el culto a base de ese recurrente… “seguir con el rosario que ahora vengo” y me hizo un gesto, mano en alto e índice hacia la izquierda , (mi amigo el cura párroco), de vente “pacá” pecador que te conozco.
– Me recibió, (mi amigo el Párroco), en el lugar de los cafés y pastas de Doña Virtudes, y me preguntó, sonriente: “Que demonio te ha picado hoy, pecador”
– Ya no me acuerdo, Lolo, (así le llamaban en su infancia al seminarista), pero sé que algo no me deja dormir – le dije.
– Le mostré la foto de arriba, de la Nosequé, y le pregunté: ¿Tendrá que ver con mis pecados? … ha aparecido en mi móvil sin más.
– El cura, muy respetuosamente, me dijo: “Ciertamente parece el mismo diablo hecho carne, pero … ¿No me digas, mi arrepentido pecador, que me interrumpes el sermón y el rosario de la madrugada para enseñarme una foto?”
– Y yo, haciendo ojitos de pecador muy arrepentido le he contestado muy al estilo Rajoy, con otra pregunta: ¿Tú crees querido servidor del Dios omnipotente, que mi penitencia, la de mis ocultos y manifiestos pecados, debe ser no poder dormir bien nunca más a pesar de mis voluntariosos esfuerzos por redimirme?”
– Y él, mi cura favorito, me respondió:”A eso solo tú tienes la respuesta, querido transgresor y penitente sin fronteras”
– Un largo silencio y un final de traca moral absolutoria o así quise creerlo, pues el cura sonrió y me preguntó con un guiño”: ¿Café de puchero con pastas de manzana, Enrique?” … y viendo la cara que me quedó de alguien que se acaba de salvarse del paredón, me apostilló… “Ah, Enrique, lo de la foto que te ha salido en el móvil sin buscarla, olvídala, no hay peligro, es una señora de carne y hueso como Dios manda y mientras no la tengas cerca, (la señora de la foto), no hay peligro.”
– Llegué a una conclusión madrugadora: No hay juez que redima nuestros pecados, solo nuestra propia conciencia es capaz de hacerlo.
..





2 comentarios:

  1. ¡Qué tío! como lo has ido hilando todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen hilo ... jajaja ... ah, las pastas estaban buenísimas.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/