lunes, 2 de abril de 2018

Un día decidiremos que no vamos a escondernos más


02 abril 2018
Para este precioso día de Pascua, Festivo en mi tierra, vuelvo a recordar, ahora aquí, un viejo texto de Mercé Roura que me pirra, (me chifla):
El día que ya no tengamos miedo caminaremos por la cuerda floja y compartiremos todas las ideas brillantes que nunca nos permitimos compartir. Bailaremos sin temor al ridículo y treparemos por el muro para ver qué hay al otro lado.
Será ese día en que nos atreveremos a decir que no y nos subiremos a la silla para que todos lo oigan y sepan que no estamos en venta. Contaremos todas nuestras anécdotas absurdas que siempre hemos creído que hacían gracia a cualquiera que pase a nuestro lado más de cinco minutos. Le pediremos una cita a quién amamos en silencio y le aguantaremos la mirada esperando respuesta.
El día que ya no tengamos miedo nos podremos ese vestido guardado que muestra una parte generosa de nuestra anatomía imperfecta y el tacón más alto. Entraremos en la reunión cuando ya haya empezado y todos verán nuestra silueta pasar ante sus caras. Levantaremos la mano para preguntar todo lo que no entendemos a riesgo de que algunos nos tomen por memos.
Entraremos en esa habitación cerrada con llave donde habitan nuestros fantasmas para abrir las ventanas y dejar que pase el aire y borre nuestras amarguras más rancias. Jugaremos esa partida y subiremos a la roca con la vista más hermosa y vertiginosa que encontremos.
Mejor pensar en el día en que, a pesar de tener un miedo atroz, decidiremos que no vamos a escondernos más. Que merecemos vivir a pleno rendimiento. El día que digamos “ya basta”.
… de Mercé Roura 
..





10 comentarios:

  1. Enrique al hacer este comentario, me ha salido un mensaje de infección de virus..¿...?
    Bueno, a lo nuestro, los miedos, que fácil es sacárselos de encima y al tiempo que difícil, es cuestión de un clic, como en el ordenador
    Salud sin virus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin virus siempre, mi estado de protección es máxima, especialmente en Internet. No obstante, a veces, me sale un mensaje con una alarma de muy alto tono que desaparece de inmediato por mis antivirus. Es la moda, te asustan para que compres antivirus, amigo Toni.
      Ah, de los miedos, siempre fuera, o al menos hay que decirlo, otra cosa es hacerlo.
      Feliz tarde y "sort aquesta nit amb el BarÇa"

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Debiera serlo pero llegar a él, eso es más difícil. Intentarlo, ese es el camino

      Eliminar
  3. Ese será sin duda un día grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debiera serlo pero llegar a él, eso es más difícil. Intentarlo, ese es el camino

      Eliminar
  4. Buenas noches. Me incorporo a esta agradable tertulia después de unos días de ausencia.
    Me ha encantado el texto, y me ha llamado la atención que cite el miedo de levantar la mano y preguntar en una conferencia, coloquio, etc.
    Es muy curioso, pero es de los mayores "miedos" que tiene la gente en general. Eso de hablar en público crea verdaderos problemas a muchas personas. Aunque sea para una simple pregunta. Es sin duda el miedo al ridículo.
    Por escrito es más fácil "hablar". Un saludo a todos los contertulios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, amiga Conchita. Recuerdo que en mis años de conferenciante ocasional en algún máster universitario, lo que más les divertía a mis chicos, era que los hacía subir a la palestra para que me explicaran lo que habían entendido y a su vez, que plantearan un tema práctico. Les convencía que para un profesional con posibilidad de tener personal a su cargo y con cargo de responsabilidad económica, lo más importante no era saberse los asuntos bien, no, eso no bastaba, lo más importante era saber exponerlos con suficiencia y seguridad ante un Consejero Delegado o ante un Consejo de Dirección y ahí los tenía a todos compitiendo por hablar encima de la tarima. Fue una experiencia genial.
      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  5. Eso hacemos, en su debido nivel, con los alumnos de Primaria. No pretendemos hacer Castelares, pero q al menos sepan expresasrse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé por ti, mi querida Conchita, desde esa edad es la que mejor se endereza un árbol y, también, la educación de las personas.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/