jueves, 31 de diciembre de 2020

El Hombre de las Narices - (L’Home dels Nassos)

 


31 diciembre 2020  

(2019-2018-2017-2016-2015 ... 31 diciembre de cualquier año)

Una visita virtual al banco de La Mar con las fotografías que me manda mi amigo Enrique, un mensaje de mi amigo Juan y una noche en blanco, ha dejado huella visual y emocional y un gran agotamiento en mi, que, no obstante, sabré gestionar, como siempre he hecho, con solvencia. No sé qué me pasa últimamente que la cosa se pone más fea de lo normal, me canso una barbaridad y tardo más que nunca en moverme unos metros. En fin, con este nivel de forma física, no creo que Luis Enrique me llame para la Eurocopa.

Pero viendo las fotografías del ayer, me han venido a la cabeza todas aquellas imágenes que hace nada veía yo en mis queridos Agustín y Paquita. Pero esta vez yo era el Agustín y mi hijo era el “Yo” de hace casi 40 años.

Mientras meditaba sobre ello, recordaba que mi Abuelo Enrique siempre me contaba, y me contó hasta que se fue, que hoy, día 31, era un día muy especial. Era el día del Hombre de Las Narices. Me contaba que hoy andaba un hombre por la calle que tenía tantas narices como días tenía el año. 

"El Hombre de las Narices, (L’Home dels Nassos), es un personaje mítico, imaginario, no real y a veces siniestro que se hace creer a la chiquillería que aparece el último día del año. Se los dice que este día sale "un hombre que tiene tantas narices como días tiene el año". Los niños no entienden este juego de palabras y, inocentes, piensan que verán un ser terrible con 365 narices. Esta tradición oral se ha convertido, en algunas poblaciones, en una figura de cartón-piedra con forma de renacuajo que aquel día es paseado en pasacalle por diferentes lugares."

Como un poseso, en tal día como hoy, y de envidiable carrera, salía a las compras que me encargaba mi Madre por el barrio, frente al Hospital de San Pablo, en la Barcelona de los 50, y buscaba y buscaba a mi “Hombre de las narices”, pero nunca lo encontré.

El caso es que, aún ahora, sueño siempre, en este día, que salgo a buscarlo con la esperanza de encontrármelo en cualquier esquina. Nunca perdí la fe, seguro que algún día lo encontraré.

Así son mis sueños, no quiero que cambien y así seguirán siempre cuando consiga transmitírselo a mis enanos.



2 comentarios:

  1. Esta bien esa leyenda. Todos, dadas las circunstancias debemos tener 365 pares de narices, una para cada día del año que tengamos que sortear.
    Feliz 2021 con 365 pares de narices.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amiga Tracy, falta nos hará para superar lo que viene.
      Feliz año

      Eliminar

Este blog comparte contenidos con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/