a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 29 de marzo de 2017

La hipocresía y algo más



Fotografía: paris cafe 1960s

29 marzo 2017 

No había nadie, parecía cual si una bomba de neutrones hubiese caído en el centro de la zona de cafés del Ateneo. Leonor y un buen político del ayer, (de los del PC de toda la vida), constituían el público de este inhabitado café de las madrugadas de hoy. Leonor me despierta de mi asombro: "Están todos en el Tanatorio de la Siempreviva, ha muerto la mujer de Lorenzo". Vaya, me dije y le dije a Leonor, pero si yo creía que Lorenzo era viudo. No, solo separado y desde hace veinte años - apostilla Leonor - ¿Entonces? - me pregunté y le pregunté a Leonor - y ella raudamente me informó, informe que duró unos veinte larguísimos minutos pues la Leonor, (cual vieja profesora de las de antes que ha sido y sigue siendo en su fuero interno), me explicó al detalle y de modo muy didáctico, la vida de Lorenzo. Resumo que lo que Leonor me contó fue que el tal Lorenzo era y es un Cabrón con pintas, (cabrón que aparenta ser un buen tipo). Resulta que él, (el Lorenzo), dejó a su santa y querida mujer en el 95 por una joven de Albacete de origen francés que trabajaba en un conocido local de negocios nocturno de nombre italiano en Castellana, (del Madrid la nuit), que lo enloqueció. Ella, la ahora en el Tanatorio de cuerpo presente, lo atribuyó a una tentación del demonio al que su beato marido, (que hacía de monaguillo en la Iglesia de San Nicolás los domingos de madrugada entre otras praxis cristianas), había caído una vez seducido por el demonio. El Lorenzo vivió un par de años con la "francesa" hasta que se acabó el amor y la "pasta" de ella y de él, respectivamente y a la vez. Luego Lorenzo volvió a sentarse a comer y a cenar y alguna vez a dormir con su santa, hoy tanatorial, cuantas veces le vino en gana en estos últimos veinte años ... ella le lavaba la ropa, le daba de comer y de vez en cuando la agraciaba con algún favor sexual con lo que ella era feliz y él, pues eso, seguía con su vida de ingeniero multiviajero y muy ocupado ... vamos, lo dicho, un Cabrón con pintas. Mantuvieron, ambos dos, (según cuenta Leonor), su estatus cristiano y socialmemte decente, hasta los últimos días de ella, (la hoy en hora de las apologías más sentidas).

Vivir para ver ... y oír. Cuanta hipocresía ¿Verdad? ... pero cuando ya me iba, (tras mi doble de café descafeinado con leche de soja y azúcar sin azúcar), se acerca hacia mi ese viejo del PC de toda la vida que estaba allí sentado - junto a nosotros, en la mesa de al lado - y me dice: "Enrique, Lorenzo no era tal como lo pinta Leonor ... ella era mucho peor, ella le prefirió a él y así le fue. La culpa es de ella" - Lo cuál, sin duda, me dejó las cosas aún más claras ... ¿Más verdad aún, Verdad? ... 

Me hago viejo y cada vez más comprendo eso que dijo ese viejo chino al que se le atribuyen todos los proverbios: "La especie humana lo es y quiere serlo, somos estúpidos por necesidad".

N: Lo del chino me lo he inventado, pero cuela ¿Verdad, también? 



Enviado desde S6+Edge



enriquetarragófreixes



martes, 28 de marzo de 2017

Oiga señor ¿usted fuma?


Alguien en un lugar cualquiera de un mundo equivocado

28 marzo 2017

"Oiga señor ¿Usted fuma?" - me dijo ese chaval de aspecto "te voy a robá tó lo que llevas encima" - y yo sin saber que contestarle, al creerme que eso solo era una forma de pararme, finalmente, le dije: "Sí me das tabaco sí". El chaval de la barba y aspecto de caco malicioso, se echó a reír, tanto que hasta creí que le daba un pronto, pero cuando se repuso me dijo con tono de médico sesentón que abronca a un paciente barrigón o a un sufrido amante del vino bueno con hígado de cantante de rock o a ese amante de la poco hecha y hermosa tortilla a la española: "No, no le voy a pedir nada, no se asuste, bueno sí le voy a pedir algo, claro, pero no es lo que piensa. Es que soy voluntario de Unicef, y estamos lanzando una campaña de concienciación a la población sobre el mal uso de sus recursos económicos para que lo hagan en favor de los más desfavorecidos que son, siempre, los que aquí llamamos los del tercer mundo. Queremos que ese gasto, en lugar de hacerlo para perjudicar su propia salud, cual es el del tabaco, se dedique a fines humanitarios, es decir, nuestro mensaje es ... "Dejen de fumar y ese gasto destínelo para ayudar a los que necesitan agua, medicinas y comida para sobrevivir, AYÚDATE y AYÚDALOS", solo eso." Y yo - al no encontrar, previamente, una pared cerca para darme de cabezazos, para castigar mi desconfianza - le dije... "Muchacho, me encanta haberte conocido, no sabes cuanto ..."

Seguí hablando un buen rato con mi nuevo amigo de hoy mientras iba, por cierto, camino de la visita a mi querido controlador de salud, y fui, cada vez más, queriendo creer que el mundo que viene es mejor que el que tenemos,  que no el que nos cuentan, odiosamente,  en el Telediario de cualquier  cadena informativa. Hay que creer en el futuro, sí, aún y sin responsabilidad en su resultado, lo importante será que nos lo creamos ... eso alivia la vida que nos queda. Gracias chico de Unicef, chico de aspecto que me vas a robar, gracias chico diez ... me alegra haberte conocido.


Enviado desde S6+Edge



enriquetarragófreixes




lunes, 27 de marzo de 2017

Siempre quise ser mayor


Imagen: Así fuimos, así somos

27 marzo 2017

Mis amigos del Ateneo de la Huerta no me perdonan que falte a la cita de la Misa de 8 pero hoy, dada mi avanzada edad, y mi falta de celo en eso de cambiar la hora, me he presentado a la de las 9, como si fuera la de antes del estúpido cambio horario al que nos someten nuestros políticos que nos mantienen en el horario alemán aún y después de casi 80 años después de querer ser como ellos, (como los alemanes). Sí, al parecer, el domingo de madrugada a eso de las dos fueron las tres y me he tenido que enterar porque un millón de amigos me han mandado eso de las dos, (tetas), se convierten en tres, (tetas o parte indivisa testicular pues de todo ha habido). Todos saben que en el fin de semana solo vivo la realidad tangencial, la que se puede tocar o vivir en ella; cierro la virtualidad de los mensajes y me gusta mostrarme - mostrarnos - al sol, al mar, a la familia y a pensar que la felicidad con la que soñamos como objetivo juvenil  a los 20, a los 30 y a los  40, se cumplió  o va cumpliéndose. 

Los días de convivencia con mi gente de La Huerta mágica son inexplorables para no cualquier alma,  dada su sensibilidad especial lo cual lo es por su nostálgica ancestralidad.  La vida sencilla parece más deseable por su original pureza y especial y admirable y obsoleta nobleza. La vida es, cuán, (cual tilde diatrítica),  más sencilla, más humilde, más feliz cuando lo es como ellos la viven. 

Hoy aprendí algo nuevo - lo cuál, a mi edad, ya es una proeza sobre algo olvidado de lo que mi Madre siempre me advirtió: Ser feliz no es cuestión de cantidad, ni de realidad alguna, es cuestión  de querer serlo ... de creérselo. Por eso, quizás, siempre quise ser mayor. Ahora lo sé. 



Enviado desde S6+Edge






enriquetarragófreixes



domingo, 26 de marzo de 2017

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...