a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 5 de noviembre de 2012

Papá, yo no puedo ser diferente a los demás




05 noviembre 2012


Tomaba mi café fresquero, si, ese de poco antes de las ocho de la mañana, con un amigo de La Huerta el cual, siendo un abogado de postín, un gran padrazo, mejor educador y de “Acción Católica” o parecido, estaba consternado, abatido y cabreado, por la controversia que se había organizado este fin de semana en sus reuniones familiares culinarias, (que es cuando ve a sus hijos a pesar de que viven con él), por el asunto de la trágica verbena musical del Jalowin del Madrid Arena. Su hija, dieciochoañera, que acababa de pasar por el café para abrazar a su padre y pedirle algo parecido a unas disculpas, ha terminado su abrazo con una frase lapidaria, al menos para mi y, aún más, para su padre que nos ha dejado sin habla durante un buen rato: “¡¡ Papá, yo no puedo ser diferente a los demás !!” – No ha hecho falta cruzar mas palabras con mi amigo, enseguida me he dado cuenta de cual ha sido el contenido y la dificultad de las charlas de sobremesa con sus hijos durante este fin de semana. Y yo, abundando en eso que decía siempre mi Madre de que yo parecía haber nacido con suerte en los genes, diré que me alegro de no ser padre de los de ahora, pero nada sería mas irresponsable que ver como los de hoy no quisieran serlo.


enriquetarragófreixes

2 comentarios:

  1. No hablare más de la cuenta,,,,sólo,puedo decir que espero estar a la altura cuando llegue el momento en unos pocos años. Será un reto sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil tarea, amigo Antonio, son los tiempos que nos toca vivir, pero en los mios, mi abuelo ya decía lo mismo que yo digo ahora. Quizás cambien los personajes, pero no los problemas

      Eliminar