a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 5 de enero de 2017

Tápate, Enriquet, que los Reyes crean que estás dormido


clip_image001

Llegan los Reyes


05 enero 2017                   2013

En una noche mágica como ésta de hoy, todo son locuras y recuerdos de infancia feliz. Locuras ahora, felices momentos, entonces. No es que ahora no lo sean, pero esa inocencia que la vida nos regaló mientras pudo, nunca se olvida. Yo no recuerdo haber descubierto de modo traumático la identidad de Melchor, pero si me acuerdo de aquellas ruidosas noches del día 5 de enero, en que hasta llegué a oír el bufido de sus camellos. “Tápate, Enriquet, que los Reyes crean que estás dormido” – Y yo, con mucha dificultad, acababa durmiéndome.

Lo mejor de mis recuerdos está para esa madrugada del día 6 de enero en que mis hermanos, (mas mayores que yo), me llevaban a la mesa del comedor. Allí estaba mi Fort Apache, el equipo completo de futbolistas del Espanyol y hasta algunas graciosas muestras de carbón, monedas de chocolate y alguna peladilla. Me mostraba sorprendido de la voracidad de los RRMM cuando las copitas y el turrón que dejamos la noche anterior encima del bufete estaban vacías, las copas, y del turrón, ni rastro. Una noche mágica que forma parte de esas costumbres que tanto me gusta recordar e impulsar pues la pérdida de todas ellas solo puede llevar a quien lo consiente a acabar, también, siendo olvidado.


8 comentarios:

  1. No hay dejar que está mágia desapareza Enric.......cada vez me gusta más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos dos, amigo, de momento. No cejaremos nunca o eso creo. Gracias Antonio.

      Eliminar
  2. Ahhh... ¡y tan mágica! ¿Y lo mal que se dormía esa noche intentando escuchar a los reyes? Ojalá cada 5 y 6 de enero pudiera volver a tener 7 añitos, ¡qué recuerdos tan intensos!

    Mucha salud para este 2017, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Holden, que así sea también para ti y para que podamos seguir soñando con esas noches de mágicas de Reyes de nuestra infancia.
      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  3. Pues para que la magia no desaparezca aún no me he dormido a ver si los veo llegar. Una noche de entonces, de las del siglo pasado, hice igual que tú y que yo ahora, pues ni por esas, ni quedándome despierta ni guiñando el ojo, al final caí “roque “ y la ilusión estaba a la mañana siguiente literalmente en el balcón. ¿Seremos capaz de hacer seguir esta tradición a las generaciones venideras? Me gustaría no ser escéptica y tener una respuesta distinta a lo que estoy pensando. Feliz madrugada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago yo lo mismo querida amiga Paz, sigo creyendo en las tradiciones e intentando trasladar a todos los míos que deben perdurar por el bien de ellos mismos pues una sociedad sin tradiciones es una sociedad muerta. Yo también me dormí, perio tarde, más tarde que tú, y ahora no me arrepiento. Está siendo un día feliz y eso que no ha hecho más que empezar.
      Feliz día de RRMM. amiga.

      Eliminar
  4. Ay, la magia de las noches de Reyes... La magia inmensa de los niños...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy oía a mis vecinos, de madrugada, como chillaban ante los tamnbién histéricos gritos de sus niños abriendo regalos. Finas paredes que no pueden impedir que fluyan esas bellas nostalgias embebidas en aquello que aún llamamos tradición, querido Ildefonso. No sé si acabarán siendo solo cosas de viejos nostálgicos, pero lucharemos para que se mantengan aunque ya las fuerzas no estén para luchar contra tanta indiferencia por aviviar el mundo de los sentimientos.
      Feliz dia de Reyes, amigo.

      Eliminar