martes, 23 de abril de 2013

La Rosa roja y la Rosa rosa


20130423_121514 (Large)

23 abril 2013


Me enseñó Ella que las rosas rojas eran entregadas para demostrar sentimiento de amor hacia la persona amada y las rosas rosas para las personas que querías demostrar cariño o amistad. “No se te ocurra regalarle una rosa roja a tu secretaria, por ejemplo, ni una rosa rosa a tu novia, Enric”. Curiosamente, siempre compraba tres preciosas rosas, todas rojas. Una para ella y dos para mis queridas madres, natural y de adopción.

Nunca me olvidé y ahora tampoco. Ahora ya solo llevo una, pero recuerdo aquellas primeras entregas, en el 67, envueltas en papel de plata, con su lazo y su senyera y toda esa cara de quererlas entregar cuanto antes. “Mira, Enrique, lo que mas me gusta del gesto y que para que tenga mérito, es que se debe ir desde la Floristería de los Claveles, en Luceros,  hasta casa, con ella en la mano” Y eso es lo que he hecho.

Feliz día de la Rosa y del Libro.

..





4 comentarios:

  1. Bellísimo gesto. Aquí, más al sur, no se estila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, lo importante sea no perder las costumbres. En eso intento aplicarme, Maria Luisa y en enseñarlo a quien pueda o quiera entenderlo.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/