a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 9 de mayo de 2013

Soberanismo y el poder de decidir


Screenshot_2013-05-08-10-29-16

9 mayo 2013

Hablábamos todos a la vez, como es casi normal o, seguramente, habremos aprendido de esas tertulias mediáticas que tanto nos gusta ver y/o oír, y lo hacíamos sobre lo que cada día se pone mas aburrido de tratar, si, eso que tiene que ver en averiguar en que Liga jugará el Barça si el Soberanismo del señor Más y sus acólitos termina, felizmente, en lo que ya muchos deseamos se produzca cuanto antes. Pero mientras lo hacíamos no nos dábamos cuenta que el pobre Arturo se había desconectado y si bien al principio pensé que era propio de su condición e ideas sobre el asunto, luego advertí que no era eso. Me acerqué y le pregunté si es que no le interesaba el tema. Me miró y me mostró su iPhone con una pantalla que describía algún asunto sobre nuestra común eterna enemiga, la hiperplasia prostática y sus cariñosas consecuencias. “¿Soberanismo? yo no tengo soberanismo alguno, ni el poder de decidir sobre mi futuro, Enrique, ese si que es un problema. Mi hija en paro, mi mujer a sus 71 limpia el culo a mis nietos de día y de noche y yo me retuerzo de dolores porque tuve que darme de baja de un seguro médico que me trataban todos mis males, pues tengo que ayudar a vivir a seis personas que viven conmigo y sin ningún ingreso

Ciertamente, aunque algunos tengamos las raíces junto a la misma Santa María del Mar, en mi Barceloneta querida, no sé si podemos entender que en la era actual ese sea un asunto capital y no me refiero al de mi amigo Arturo alicantino, me refiero al otro Arturo, el Arthur, claro. ¿Soberanismo? ¿Qué soberanismo?



 Enrique Tarragó Freixes  -  (etf-etc-etl)

 Esta bloguería se publica, a la vez, en: http://bit.ly/1tVhOPd - (Página de enlaces)
 

2 comentarios:

  1. Desviar la atención de los problemas reales es técnica muy vieja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María Luisa. Nada cambia, solo el escenario.

      Eliminar