jueves, 16 de mayo de 2013

Solo vivir

20130516_115705 (Large)

16 mayo 2013

Siempre que visito a mi querida Elia, la neumóloga más atractiva, interesante y activa, que jamás haya conocido, mi patria vital vuelve a activarse. La sala de espera es una peculiar aula donde aprendes a apreciar tu estado y todo lo que tienes por poco o malo, que, a veces, te parezca. Elia pone el resto: Dedicación, acierto y ganas de hacerlo.

Marea Blanca son todos,  sí,  unos más que otros,  seguramente.  Altivos e interesados,  muchos de ellos, pero otros,  también muchos, con distinto o igual acierto, se dedican en cuerpo y alma sin otro estímulo que la propia voluntad de hacerlo sin más. Esos son los míos.  Siempre, salvo una única excepción,  he tenido suerte con ellos.

La suerte y concluyo,  es de quien sabe apreciar lo que tiene y yo, sin saberlo, cada día estoy mas metido en ello.







4 comentarios:

  1. Muy interesante comentario...aprender a apreciar lo que se tiene..es muy importante el amor por lo de uno. Me he quedado por aca.. Un calido saludo!

    ResponderEliminar
  2. Una vez leí a alguien que con el tiempo habia aprendido a comprender y agradecer más que a criticar y desportricar,,,,,,estoy contigo, hay que ser agradecidos y dar gracias cada minuto por lo que tenemos. Me apunto a ello!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, esa es una buena razón para seguir.

      Eliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/