a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 15 de mayo de 2013

Juan nació en el 49

20130515_111039 (Large)


15 mayo 2013


“Juan deja ya de  pasearte por la casa que acabo de fregar” – “ Juan me estás poniendo nerviosa, ¿por qué no te vas a comprar el periódico y te aireas un poco?” – “Juan, vete a comprar al Mercadona y así me dejas que vea la TV” – “¿Pero que has comprado, Juan, estos yogures no son los que te he dicho y esa bandeja de carne es un desastre, ¿no ves que el fondo lleva agua con sangre?” – “Juan, Juan, Juan … “

Juan, Juanito para los amigos,  se jubiló o lo jubilaron, en enero a sus 63 y medio, ahora el subsidio del paro y los rezos para que Bruselas no le jorobe el plan, llegará a la jubilación a los 65 y unos meses. Sabe mucho de banca y de como cuadrar las cuentas de la caja. Ahora se aburre, no da una a derechas y nunca nadie le enseñó qué hacer con su tiempo de ocio porque nunca lo tuvo, ni nunca le interesó. No tiene muchos amigos y los que le quedan tiene sus propios problemas. Nadie se acuerda de él. Ni los hijos, com él quisiera, ni los ex compañeros. No hubo fiesta de despedida porque fue, prácticamente, el último de la fila a la hora de los despidos en su empresa. Nunca había bebido mas de dos cervezas o un carajillo ocasional tras las comidas familiares o de empresa, pero ahora empieza a hacerlo sin freno. Ha engordado, no le gusta caminar, ni leer, ni el periódico, siquiera. Cuando se encuentra con alguien y le preguntan que como está, el tío va y lo cuenta. Juan pertenece a una generación a la que solo le enseñaron a trabajar, a tener hijos, a pagar la hipoteca y a atender la cuota de los libros del Círculo de Lectores, pues a su mujer le hacía gracia guardar los libros de bonita encuadernación para colocarlos, a juego, en la librería del salón.

Juan nació en el 49 y lo curioso es que nunca nos habíamos visto antes, o sí, nunca lo sabremos, pero a Juan le ha resultado extraño que le enseñara mi iPad, mi Note II y todo lo que se puede hacer con esos “bichos electrónicos”. Deliraba cuando lo he llevado a la Playa a andar y a mojarnos los pies en la orilla del mar, pero casi levita cuando le he presentado a los de la cafetulia. Juan nació en el 49 y nunca nadie le explicó por qué.





4 comentarios:

  1. Es bastante habitual ese tipo de problema. Y también está el contrario en que los abuelos son usados como niñer@s cuando ellos lo que quisieran irse por ahí de viaje o simplemente estarse en cas mirando las musarañas. Nunca estamos conforme con nada (cosa que quizás sea consustancial con el ser humano).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amigo Alacantí, el problema es nacer, lo demás viene por añadidura. Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  2. Creemos que el único mundo que existe es el nuestro, y de sobra sabemos que no es asi, pero preferimos creerlo mientras podemos. Lástima que la vida sólo nos de de margen para aprender lo que dura. Quizás alli arriba....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, quizás, Antonio. Yo me quedaré esperandoos en el bar que hay subiendo al cielo a mano derecha. Gracias.

      Eliminar