a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 2 de junio de 2013

El que no se conforma es por que no quiere

un euro

02 junio 2013

Galopaba por las turbias aguas del sueño catarral y empapado hasta las cencerretas, cuando me he despertado de forma poco varonil y hasta estúpidamente turbado por la sensación de quien no va a poder vivir la mañana siguiente. Dos golpes en la tibia con la esquina de la cama y un cabezazo en el canto de la puerta del baño, me han devuelto a la realidad. Al rato, sentado en la taza, sobre la tapa,  si, con un aturdimiento feroz, aparece la grosera voz de mi conciencia: “Enrique, estás jodido, pero contento, te puedes tocar el sudor, orinar como si tuvieras un aspersor o puedes hacerlo aunque sea como las nenas, si, no te puedes quejar, pero si hasta puedes hurgar en la nariz en un inútil y viejo intento de liberar tu respiración nasal sin que nadie, ni siquiera el Montoro, te lo impida. ¿Que conyo quieres más? – Joder, joder, joder, pero si estás vivo” … 

Con tanto ruido he despertado al equipo  y hasta a los vecinos. He abierto la luz y tras el primer “Oh, horror”, al verme en el espejo, me he quedado meditando y pensando en aquello que siempre me contaba mi querida María cuando le soltaba mis penas mientras  nos tomábamos esa botellita prohibida de Non Plus Ultra, que siempre sacábamos cuando la Jefa era vencida por el sueño, y que no era otra cosa que una pura venganza sobre la frase de siempre: “El que no se conforma es por que no quiere”.




4 comentarios:

  1. ¿"El que no se conforma..." era el nombre de la bebida? Lo digo porque conozco un licor "Que más da".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, María Luisa, era un, como tú bien dices, un "Qué mas da"

      Eliminar
  2. Nos tendremos que conformar.............yo tambien lleve la semana pasada un camino no precisamente de rosas con dos visitas a los de blanco en urgencias.

    ResponderEliminar