a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 1 de junio de 2013

Esquizofrenia: ¿Un mal de otros?

20130601_113635

01 junio 2013


No diré donde he estado hoy, todo el día, por si los que he tenido que visitar no se sienten muy a gusto con que hable bien de ellos. Voy a menudo y hoy, aparentemente, por algo menor, pero esperando el desenlace y resultado, de determinados exámenes de los que me ha tocado ser protagonista, en la silla de enfrente, un chaval, si mediar palabra alguna, se levanta de golpe y sale corriendo hacia la puerta de entrada como si se le hubieran dado la salida al mismo campeón del mundo de los 100 metros lisos. Un vecino de silla sale raudo hacia los lavabos y de allí sale un hombre de mi edad corriendo tras el chaval. Era el padre del despavorido corredor al que luego, cuando ya me iba apresuradamente, pues hay sitios que no conviene eternizarse en ellos, le vi como corría detrás de él, del chaval,  por el medio de la carretera que separa el HSJ de los Dúplex que hay enfrente. La gente de la sala de espera lo contaban con risas y alarde de desenfado desmedido …. “Se habrá tomado un porro” … “Estos chavales cuando salen de noche, ya se sabe”. Todos reían como si de una gran juerga se tratase. El enfermero me ha dicho: “Esquizofrenia, eso es lo que tiene el chaval y la condena es para ese pobre hombre. No lo puede dejar solo ni un momento” – Y yo con mi niña, nos hemos ido pensando en lo frágil que es el sentimiento humano cuando se trata de valorar las penas de los demás.





6 comentarios:

  1. Así es Enrique la burla de la gente ignorante.

    Buena entrada. Triste realidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me afecta bastante ver esas cosas, Eva. Un abrazo-e.

      Eliminar
  2. Yo he pensado a veces que en esos lugares se hacen comentarios para disipar la inquietud pero vaya usted a saber.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, María Luisa, quizás deba pensarlo yo también así.
      Feliz día

      Eliminar
  3. La ligereza del juicio de valor que en ocasiones juega malas pasadas.............cuanto nos queda por aprender!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, argy. A mi, al menos, y sin sacar grandes conclusiones, estas actitudes me conducen al mundo de la reflexión y eso, sin duda, ya es mucho.

      Eliminar