a:hover { text-decoration: underline;

martes, 2 de julio de 2013

Este tío es gilipolla, Enrique ………

Asi-pasa-la-vida01
Imagen de Jan Puerta

02 julio 2013


Juan ya no atiende a razones, su nuevo estatus de jubilado lo lleva mal y no sé si conseguiré que remonte el vuelo o entre en el carril. Hoy, al segundo carajillo de la tertulia de la madrugada, y en medio de uno de nuestros Remakes de siempre, me ha dicho que siempre quiso despedirse de su Padre y que no pudo porque nadie le advirtió que tenía un cáncer de colon. Él, su padre, lo llevó en silencio para no hacer sufrir a nadie de su familia
- ¿Juan, estás bien?
No.
Y se ha marchado, según me ha dicho, a la Iglesia  a rezar ¿¿??. Juan es así, es, seguramente, el último de su especie. Le gusta sentarse en un banco de la Iglesia y aunque no haga nada mas que pensar, dice que allí se encuentra consigo mismo. Pepe, el sindicalista hasta la muerte, que estaba sentado a mi lado, bastante mas pragmático que cualquier otro ser que yo jamás haya conocido, me ha dicho, con su prohibido pitillo en boca: “Este tío es gilipolla, Enrique” – Y yo, con la mirada fija en la espalda de Juan, al que veíamos alejarse, le he dicho; ¿Tú crees, Pepe?





4 comentarios:

  1. Jubilarse y dedicarse a reflexionar?

    No está mal... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como diría mi amigo Pepe, el sindicalista hasta la muerte, Pozí, Candela, pozí. Una delicia celestial.

      Eliminar
  2. Perdón... más aún... parafraseando a Sócrates, "la vida no examinada no merece ser vivida".
    Siempre es bueno reflexionar sobre los actos, se esté jubilado o se esté en las etapas iniciales del trayecto.

    Un saludo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar mas de acuerdo, Herep. Gracias por el empujón. Un honor verte por aquí.

      Eliminar