a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 10 de octubre de 2013

Paseando en busca de La Fe


10 octubre 2013

Todo es soportable si la dicha es la que es. Un primer acercamiento te muestra la insolidaridad del personal adicto a aparcar lo más cerca posible de la puerta del centro, pasándose por el forro si pone reservado a ambulancias, personal autorizado o minusválidos,  por orden inverso de cita, como no. Luego, una vez dentro, gozas de esa arquitectura sanitaria modernista con amplios y altos atrios de entrada que contrastan con los angostos cubículos dedicados a las visitas médicas y a salas de espera. La informática ha suprimido al clásico celador-mueble y zas, ya vas metiéndote en lo mejor de la terapia del día ... "Tus dos horas en la aleccionadora y querida Sala de Espera". Ese tiempo en esa sala, la de Neurofisiología, es una lección de vida, de aprender a valorar lo que se tiene y a apreciar  la relación con personas que muestran una dignidad y un valor, a la hora de afrontar su patología,  admirable. Se hacen amigos, se descubren verdades ignoradas y muchas lecciones, la mas importante,  sin duda,  la de aprender a vivir con lo que se tiene. 

Un buen amigo, en la conferencia del viernes pasado,  dijo una gran verdad ... "He tenido mucho dinero pero he descubierto que se puede vivir con menos, Enrique. Verás ... al final nos sobra el dinero y nos falta salud"


Enviado de Samsung NOTE II

4 comentarios:

  1. Bueno, lo que dice tu amigo ahora ya ni eso..ni dinero ni salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Paco Paco, pero si tú tienes una cara de ssalud y una vitalidad admirable. Un abrazo - e

      Eliminar
  2. al final solo buscamos salud y tiempo y de momento el tiempo no lo podemos comprar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salud y tiempo, David, si, ese pudiera ser el objetivo. Un abrazo - e

      Eliminar