a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 1 de noviembre de 2013

Guarrerías

1d518b77b09470eaae755e3fb2994f83

01 noviembre 2013

La madre de Leonor, según me cuenta, hoy, cada vez que ella a sus 19, quería ponerse un liguero, ella, su santa Madre, le decía: “No hija, eso son guarrerías” – Quizás por eso, Leonor se dio a la vida secular, divorciada a los 55 cuando ya no pudo más con el patán que le recetaron sus padres y a los 56, cumplido el dogmático y muy social, año de luto, se puso la falda por montera y se bebió las esencias de un millón de hombres como ella misma me confiesa. 

Ahora, Leonor, dice que...
Hoy, todas son mas "puras" que las gallinas y que los tíos son como los Kleenex, de usar y tirar, en el doble sentido, claro. Aplaude a las niñas de hoy pero le revienta que sean tan machistas, sí, que se vistan como señoras del Retiro y que se dejen maltratar por un imbécil. 

No dejes nunca el alma por el corazón de un hombre, no vale la pena, si quieres pareja búscate una mujer y si quieres sexo búscate el mejor, házselo como un animal y volverá como un loco, pero no lo consientas, solo deja que te desee. Cuando eso se acaba, se acaba todo.
Leonor, como siempre, a pesar de sus 82, es una caja de sorpresas, solo que hoy se ha pasado, sí, yo he llegado tarde y ella se había, ya,  colocado tres de Matusalén a palo seco, esperando que alguno de los de la cafetulia no hiciera puente. Ah, le he tenido que jurar que lo que me ha contado …  ni mu a nadie y eso es lo que estoy haciendo porque, según ella, como a mi nadie me lee y los que lo hagan saben que no se llama Leonor, pues eso, ni mu y, ah, cuando nos íbamos me dice: Si lo vas a poner en el Blog, Enrique, ponle una foto guarra ¿Vale? – Vale.

.
 .


No hay comentarios:

Publicar un comentario