a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 16 de diciembre de 2013

Manipulación, enredo, connivencia bestial o es todo una patraña de la prensa sensacionalista?

.facebook_389517751

Acabemos con el/los lobo/s

16 diciembre 2013

Cierto es que cuando tenía 17 soñaba con un mundo mejor, viviendo en democracia y que hasta me hubiera dejado matar por alguno de los que más tarde o incluso hasta hoy, se instalaron en mis momentos de mayores vómitos. Hoy, negociando quien pagaba el café de esta madrugada …

¿Será verdad tanta manipulación y tanto enredo para conseguir un beneficio urbanístico en favor de no se qué intereses, Enrique? – Eso me decía mi interlocutor PPero de hoy, de la Huerta, (que se las da de puro e inmaculado), yo, sin querer decírselo, le he dicho que siendo como fui, un espectador y actor de entrada preferente en este partido ferial de la cosa urbanística alicantina, nunca lo viví, ni lo percibí, ni quise saberlo. Tenía 21 cuando, ya siendo Aparejador, trabajando en CYT, conocí la primera muy de cerca y cometí el error de denunciarlo a mi Jefe y éste me dijo … “Gracias, Enriquín, yo me encargo” y se encargó … y se retiró a las Caimán desde aquello. “Mira, Enrique, no te hagas el ingenuo. Mira lo que se ha publicado en la Prensa de Hoy en tu pueblo:

Hacer negocio en el barrio alicantino de Rabassa ha sido una prioridad para el empresario Enrique Ortiz, que a través de una sociedad acumula más de la mitad del terreno. Y en ese objetivo el promotor contó con el aliento y la colaboración de la alcaldesa, Sonia Castedo. Primero fueron 12.500 viviendas, que los tribunales anularon, y luego un área comercial cuyo principal atractivo es Ikea.

Ortiz y Castedo están imputados en el caso Brugal que investiga una presunta trama de corrupción política en Alicante. El análisis detallado de los documentos aportados al juez por Esquerra Unida, si cotejamos las fechas en las que el Ayuntamiento introdujo modificaciones, desvela cómo actuaba Ortiz. El empresario proponía, y la alcaldesa ejecutaba. En medio de todas estas gestiones el ex alcalde, Luis Díaz Alperi, dimitió y hubo viajes de placer y de negocios. Es la crónica de cómo se cocinó la llegada de Ikea a Rabassa.

(artículo completo aquí)

Yo seguiré creyendo que esto debe tener un final y una solución que no sé por donde pasa, pero lo que sea, que sea pronto. Hay peligro: Dos generaciones se están perdiendo para la vida social y democrática. Por otra parte, puede que haya políticos honrados que aún no han tenido ocasión de demostrarlo y los hemos condenado antes de que se les juzgue … ¿Verdad? Ah, quizás tenga que volver a las misas de las doce de los domingos, me estoy haciendo bueno.



 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
Enrique en So Cl
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es

.

2 comentarios:

  1. Sabes muy bien que esto huele mal, muy mal.........sólo nos puede consolar por el bien del sistema, que la justicia haga su trabajo como se espera de ella. Otra cosa seria "massa"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, la inJusticia, amigo Antonio. Siempre tengo la impresión que las sentencias se aplazan y aplazan hasta que cuando se producen a casi nadie le importa ya. Pescado podrido, eso es.

      Eliminar