a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 16 de febrero de 2014

Cruzando las piernas


16 febrero 2014

Empezábamos la reunión, normalmente, hasta que ella empezó a cruzar las piernas. Desde entonces, hace más de treinta años, las reuniones, nunca en un sofá,  siempre, en una mesa y de madera, nada de cristales. 

Permítaseme esta licencia aunque suene a machismo ancestral, pero es que el mundo de los hombres y mujeres trabajando en armónica coincidencia, donde haya mujeres atrevidas, es un horror ... para los hombres.


6 comentarios:

  1. Eres genial, Enrique. Has tratado el asunto como todo un caballero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pero... tendrás que reconocer, Enrique, que una mujer, además de tener ideas, su belleza alivia tensiones por ayudarnos a comprender que somos diferentes. Claro, María José alaba tu pulcritud pero nadie mira las piernas, solo oye hablar a la mujer...

    Un abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo eso, amigo Campillo, eso es. Nada como la sabiduría del maestro para salir de estos "jardines". Un abrazo, amigo.

      Eliminar