a:hover { text-decoration: underline;

martes, 4 de febrero de 2014

La Ola gigante, los jubilatas, sexar pollos y el paseíllo de la Infanta

Una ola se adentra en la carretera de acceso a Baiona, Pontevedra-SXENICK (EFE)-030214

Una ola se adentra en la carretera de acceso a Baiona, Pontevedra-SXENICK (EFE)-03/02/14


04 febrero 2014

Reconozco que en el momento actual es fácil tender hacia el pesimismo, hacia la pereza filosófica y hasta el pensamiento mas oscuro empieza a establecer que el sueño de los justos, para muchos, será una solución. No obstante, lo peor, sin duda, es que hasta se pierden las ganas de sexar pollos y, ah, eso no es una broma.

Discutían hoy mis cafetulianos de la madrugada sobre los males del Siglo XXI, del paro de los hijos y de sus deudas, de que se sienten el sostén del mundo a sus sesenta y muchos y, para colmo, lloraban porque la vecina del piso de encima del bar de la Loli, dicen que la van a desahuciar la semana que viene si los de la Colau no lo impiden. Hablaban, de modo terrible, virtual pero muy cruel, que hay muchas personas, quizás demasiadas, que hoy por hoy y sin dar nombres, harían un mayor servicio a la patria dejando de estar vivos. El paro, la ausencia de razón para vivir de mucha gente de su entorno más próximo, el recorte sanitario, el bajón encubierto de las pensiones y esa sensación de que demasiada gente depende de ellos, es una carga insufrible. Mis amigos son muy bestias, lo sé, son unos más de esos miles de jubilatas desengañados y olvidados, pero aunque lo digan en sentido figurado, (lo de que mejor desaparecidos que vivos), lo cierto es que se sienten como los que en estos últimos días arrasó ese oleaje gigante en la Costa Norte, o los de la hambruna africana, se empiezan a sentir que estarán mejor muertos que vivos. Esta crisis ya no es una guasa, nunca lo ha sido, pero parece que ellos, los de La dichosa Casta se lo toman como si no fuera con ellos. 

Mientras tanto la Gloriosa Prensa Nacional, haciéndole el caldo a los del Poder, se dedica a especular sobre si la Infanta Cristina hará el paseíllo, hasta el Juzgado de Palma, en coche o a pie.

Leído en Twitter: Los vecinos de Cazalilla vuelven a tirar una pava viva desde el campanario por San Blas.. propongo cambio por la foto de un político #cafres — Candela #12.O (@candelatiwt) febrero 4, 2014




5 comentarios:

  1. Hablando de recortes, de situaciones que encabronan, y demás perlas, está mañana me encontré con una que me desagrada al 50%. Al ir a cambiar mi tarjeta sanitaria por cambio de residencia, y dado que no funcionaba su banda magnetica ,me encuentro con que me dice la funcionaria que al tener la tarjeta menos de 7 años, me la cobrán ( 3,06 euros). Manda webos!!! encima que uno no usa el sistema público de salud y se paga un seguro privado , me cobran el trozo de plástico???? Espero que apliquen la misma medida de control del gasto al resto de chupopteros que se aprovechan del mismo, aqui, allá y acullá.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de, absurdamente, abusivo, amigo argy, parece una más de las mil y una bromas de este Gobierno. No sé, reincidir en ello, en qué sentido tiene tener un Gobierno así, parece ya una pesadez, pero no tengo la impresión que las sensaciones que tú y yo compartimos, lleguen mucho más allá de dos calles. Todo peor y aguantan o aguantamos ... ¿Qué pasa aquí?

      Eliminar
  2. Tenéis razón, la actitud de las masas es comparable, tan solo, con la de esa imagen que ofrecen los terneros y terneras cuando van al degolladero. No cejéis en el empeño, esto se tiene que acabar. Basta ya de desigualdad y de injusticia. Recortar en educación y permitir el botellón es una forma de mantenerlos en el purgatorio.
    Soy tu querido anónimo de Sant Boi

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo Enrique, cuántas y sabrosas anécdotas en un título pleno de sugerencias. Claro, que conforme vamos leyendo nos damos cuenta que nos importa un pimiento el paseíllo de alternativa de la Infanta frente al desahucio de la vecina de la Loli. Otro más grande todavía, las chapuzas goberniles frente al sostén de los jubilatas de hijos y nietos. Enrique, ¡a nuestros años, cognio ya! ¡Qué estupendo resumen haces de la realidad cotidiana! Sigues iendo el rey de la bloguería.

    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido profesor Campillo, ... has conseguido que me ponga colorado. Un abrazo amigo y, ah, lamento contar estas cosas, no lo haría si no las viviera.

      Eliminar