a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 19 de febrero de 2014

Mis amigos y su cochinillo


Cochinillo hecho en un Templo que ignoro

19 febrero 2014

Tener amigos laicos, algo obscenos en la intimidad y, especialmente, amantes de la vida, sí, de los que les gusta tirársela, (que es el término coloquial que define el acto de coitar), mientras la analítica sanguínea se lo permita y lo hacen, es un placer moral y, hasta, sentimental. Son lo mejor de cada casa, son como son y son mis amigos, pero me perturban sus mensajes con  foto adjunta del guasap. Pero es lo que hay, la modernidad digital llega a los nacidos en los 40/50 y eso, sin duda, mejora, incluso, mi admiración por ellos.
 
 

4 comentarios:

  1. Que maravilla, poder hacerlo y contarlo-------

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juegan con el equilibrio entre la salud y el vivir como uno quiera. Cohonestan ambas cosas y lo consiguen, al límite, eso sí, pero se lo pasan "pipa". Una gran virtud es saber hacerlo y cohonestarlo.

      Eliminar
    2. Y tener la suerte de que el cuerpo aguante, claro...

      Eliminar