a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 27 de marzo de 2014

Expectante

27 marzo 2014

Es emocionante todo lo que sucede cuando el bus que te lleva al colegio cambia de ruta por un corte de tráfico.  Lo es también cuando una buena mañana empiezas a trabajar en un nuevo lugar o cada vez que afrontas una nueva ruta o un nuevo destino. Las emociones no cambian solo el tiempo y por ese orden, las hace mejores, necesarias e indeseadas.
 
Enviado de Samsung Mobile Note III

 
 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es


4 comentarios:

  1. Amigo Enrique, se suponía que en edades maduras, como las nuestras, la tranquilad llegaría d ela mano de quien te haría caminar por rutas diáfanas. No sé si afortunada o desafortunadamente, el proceso de madurez e inquietud mental son, en muchos casos, directamente proporcionales, de tal suerte que, nuestra inquietud por recorrer caminos inexplorado, conocimientos nunca previstos, afectos cada vez más potentes,es día a día mayor y además la absorbemos con la avaricia de la falta de tiempo, por otro lado un sentimiento normal y predecible. Es tan satisfactorio encontrar una pequeña satisfacción que cuando lo logramos parece que hemos conseguido un premio. Una reflexión oportuna.

    Un abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, amigo Campillo. Gracias. Quizás, no habiendo perdido, en modo alguno, la ilusión por mis pequeños proyectos de vida, diarios, hay caminos a los que accedes de modo indeseado, cual le pasa al mejor vehículo del mundo cuando pincha una rueda o le empujan al vacío en un adelantamiento. Hay caminos que son, absolutamente, indeseados y, al parecer, incorregibles y en eso estoy, sin frenos y esperando la próxima curva mientras reparo la rueda en los próximos días, no muchos, o eso espero, es decir, espero la reparen antes de la próxima curva.

      Eliminar
  2. Me apunto a lo de reflexion oportuna..................Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, es tiempo de reflexionar, esperar y de rezar, si supiera, pues eso no puede ser malo.

      Eliminar