a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 14 de marzo de 2014

La Montaña


at-sea
Painting: GALEN CHENEY

14 marzo 2014

Un gran desierto ante mi y al final una montaña. Yo era muy chico pero empecé a andar y mientras iba creciendo me daba cuenta que algún día conseguiría llegar al pié de la montaña. Iba haciéndome mayor y cuando más fuerza tenía conseguí llegar. Sin parar inicié la subida a la montaña, estuve años y años subiéndola, muchos años y cuando ya mis fuerzas empezaban a flaquear llegué a la cima. Me llené de orgullo y miré al horizonte y no había nada. Era como si un mundo espacial sin color, sin forma, sin materia, se plantara ante mis ojos desafiando mi inteligencia. Miré hacia abajo y me di cuenta que la montaña no terminaba nunca, era como un foso infinito, oscuro como la mayor de las sombras y sin final. Me miré las manos, estaban arrugadas y ya nada quedaba de aquel niño que un día quiso llegar a la cima de la lejana montaña. No obstante y a pesar de la dificultad del momento, me di cuenta que una enorme sensación de felicidad inundaba mi alma, mi ser y mis pensamientos. No pensé en descender, solo me quedé allí, en la cima, esperando …

8 comentarios:

  1. Bueno, Enrique, no me dirás ahora que no tienes vena creativa.
    Un relato precioso, con tintes casi poéticos y un mensaje que me ha emocionado. Muy bien llevado de principio a fin.
    Enhorabuena, de verdad, me ha encantado.
    Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José. Has conseguido que me ponga colorado. Estoy como un niño en clase de arte al que le dan unas palmadas. Repito, mil gracias y, como siempre, un honor verte por aquí.

      Eliminar
  2. Un tipo como tu, querido de niño por sus padres y abuelos, más tarde con una mujer, hijo , nietos, familia y amigos que lo quieren y admiran igualmente, que llego a ser profesional de éxito, y se jubilo entre aplausos, ahora es capaz de sentarse seremente en la cima de la montaña, y aunque crea que no ve nada, a él lo estan viendo....................Tranquilo amigo mio, tarde o temprano aparecerá alguien seguro. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo argy, lo cierto es que cuando lo he terminado y lo he leído, me ha costado creer que lo haya escrito yo. Será como dice mi querida y admirada, Maria José, que voy entrando en el mundo de las ilusiones y que, además, soy capaz de describirlas. Feliz tarde, amigo.

      Eliminar
  3. Hola Enrique,
    ¡magnífico pensamiento! Al final lo que cuenta es conseguir ser feliz en la vida, apreciando lo que se tiene y no deseando en demasía lo que no se posee.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. .Si, ese es el objetivo, FJTF, pero, al parecer, no es nada fácil, por eso, quizás, sea mas agradecido conseguirlo. Feliz noche y, ya sabes, un honor verte por aquí.

      Eliminar
  4. Un relato digno de quien sabe pensar y luchar, llegar y disfrutar, alcanzar y no dejar perder. Excelente, Enrique.

    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Campillo. Si fueras mozuela, como me has dicho que te hicieron en el comentario de la bloguería anterior, te invitaría a una copa de cava y te pondría una de Gilbert Becaud. Feliz noche.

      Eliminar