a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 26 de marzo de 2014

Recuerdo ...


26 marzo 2014

Recuerdo que un día fui infeliz. Recuerdo que un día una joven chillaba por la calle, frente al teatro, a su anciana madre porque no iba más deprisa. Recuerdo que una noche un coche aparcó en doble fila junto al mío, en Padre Claret,  y llegué tarde al trabajo por ello. Recuerdo que un día una camarera del bar del Hospital me dijo hola. Recuerdo que una buena tarde un ex alumno me saludó en Luceros y nunca supe quien era. Recuerdo un día que me caí cuando cruzaba Oscar Esplá,  frente a la CAM y siendo consciente de ello y a pesar de mis esfuerzos, no podía ni pude  levantarme. Recuerdo que esa caída fue en Mayo de 2006 ... nunca más volví al frenético y admirado, mundo de mi querida actividad profesional. Recuerdo que ese día fue uno de los más infelices de mi vida. Descubrí con el tiempo y a tiempo, que la vida, como casi siempre, suele estar en otra parte y, curiosamente,  también siempre, muy cerca.

N: La imagen de arriba no está aquí por error. No te preocupes, con el tiempo lo entenderás.
 
 
Enviado de Samsung Mobile Note III


 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



8 comentarios:

  1. Hace poquito, yo, tuve una experiencia parecida, me asusté mucho, sentí pánico. Afortunadamente, me recuperé en un espacio muy corto de tiempo. Pero realmente sentí que en unos segundos toda la vida cambia, que soy afortunada y que hay muchas personas que han debido de adaptarse a nuevas situaciones nada fáciles, son personas muy valientes, porque yo tuve miedo, mucho miedo. Debemos saber vivir y disfrutar con lo que tenemos, aunque debe costar muchísimo "tomar el toro por los cuernos" en ocasiones.
    Lo de la foto...creo que casi lo entiendo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres estupenda, detalles. Creo que tienes tantas cosas que decir que se me hace corto cada vez que te leo. La experiencia nos hace fuertes, nos hace reconocer errores y nos enseña a vivir. Besote.

      Eliminar
  2. Aunque juegas con la foto (es también un recuerdo), veo que no sientes nostalgia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis nostalgias, amiga María Luisa, son, siempre, de carácter festivo, pero si las tengo, claro que sí. es como ver fotos antiguas, pasear por el barrio donde naciste, preguntar por aquél señor que vendía pipas en el quiosco en los 50 y ..., en fin. la foto, como bien has adivnado, es solo un juego de intenciones.

      Eliminar
  3. Porque costara tanto tomar conciencia de lo que tenemos? Mil gracias por recordármelo amigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco, amigo argy, pero tú eres un ejemplo a seguir para los de tu generación. Un abrazo-e

      Eliminar
  4. Sucesos, Enrique. Sucesos que acumulados van engrosando el libro de los infortunios como se van engordando las páginas de hechos afortunados. La infelicidad es tan frecuente y tan fácil de conseguir que cuando alcanzamos lo contrario, la felicidad, creemos que nos ha costado igual trabajo. En realidad, un hecho feliz alcanzado es equivalente a diez desafortunados.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quería decirte, amigo Campillo, que mencionarlos, (gestos raros o malos, malísimos), es como el que recuerda cosas extrañas. Esa era mi intención. Tomar un café con un amigo que se pasa su hora hablando su infortunio conduce a eso, a rebuscar si era yo era capaz de acordarme de cosas así y, sí, lo hice pero me costó. No obstante, no me hagas mucho caso, amigo, todos mis amigos dicen que últimamente estoy poniéndome MUY ABURRIDO CUANDO, POR CONTRA, LO QUE YO QUIERO ES PONERME ESTUPENDO. Un abrazo, amigo y con este amigo creo que son cuatro veces las que he dicho esta querida palabra, aquí.

      Eliminar