a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 26 de abril de 2014

La vida que nunca tuve … dos gotas más

2172815-lg
Imagen: Asya Schween


26 abril 2014

Anoche creí, en medio de una gran tormenta inútilmente emocional, que algún día, no sé cuando, podría haberme equivocado cuando me lancé por vez primera una auto pregunta sobre la divinidad del sexo, el respeto a las dudas y la necesidad de aspirar a un amor terrenal y eterno. Las revoltosas noches relatadas en algunos libros no escritos de esa vida que nunca tuve, me arrastran al caos, a la pregunta de siempre ¿Cuando podré saberlo? ¿La verdad existe o es solo una palabra que todos usan para reclamar un nuevo sueño? ¿La muerte es tan solo un paso más o es , acaso, el fin de una quimera?

Creo que, necesariamente, tengo que dejar de tomar café y eso debe ser antes que él imponga su color en mí y en esa vida que nunca tuve.


3 comentarios:

  1. Lo siento pero estas horas no estoy para filosofar, mañana hablamos, buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HACES MUY BIEN, TRACY, EN GENERAL LO DE FILOSOFAR DEBIERA ESTAR PROHIBIDO, NO RESUELVE NADA Y, ADEMÁS, SOLO NACE DE UN INETELECTO INMATERIAL Y POR TANTO FUERA DE TODA REALIDAD.
      FELIZ Y FAMILIAR, DOMINGO, AMIGA-E.

      Eliminar
  2. Como se decía en aquella serie que me gustaba tanto (Expediente X): "La verdad está ahí fuera"...................Ah! no olvides que existe el descafeinado, yo lo uso hace unos años! Un abrazo

    ResponderEliminar