a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 15 de mayo de 2014

Cosas sencillas

 
15 mayo 2014
 
Ver si ha vuelto el abuelo con sus bolas  a jugar en el paseo en el dique de los bolos, saludar a Antonio,  mi jefe de prensa, darle un abrazo al Antoine,  el mayor infiel del mediterráneo, sentarse, sin saber por qué, en el banco de la iglesia, mojarse los pies en la misma playa de mis amores, echar la Primitiva, comprar los "ciegos"  en Fontana,  sentarse en el banco del paseo de Muchavista, frente a Las Lanzas, echarte el sol en la cara, saludar a Pere y Joana, esos viejos amantes de cualquier novela de amor infinito y ... más,  mucho más. Cosas sencillas,  sí,  todas esas cosas que nunca pude hacer, que no sabía ni que existían, y que ahora disfruto con la normalidad con que un pájaro vuela o un alma inocente siente. 
 
La vida, siempre, te agradece quererla. Es, todo, cuestión de acompañarla y dejarla hacer. 
 
 
Enviado de Samsung Mobile Note III


 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



6 comentarios:

  1. Y que lo disfrutes por muchos años Enrique, solo apunto que no hemos de caer en la rutina y que solo tenemos que hacer pequeñas cosas para salir de ella y vivir mas intensamente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni, me encanta tu forma de ser y de actuar. Todo un ejemplo.

      Eliminar
  2. Bravo, sublimando y apreciando lo cotidiano...........lástima que hayan ojos que no lo quieren ver! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, sinceramente, amigo argy, que el tiempo acaba abriendo los ojos a cualquiera. Lo ideal sería que la vida nos permitiera cohonestar, en todo momento, esos dos oficios que nos embargan siempre: Vida y trabajo.

      Eliminar
  3. Cierto, Enrique. Eres el mejor filósofo de la vida que pueda existir. ¿Alguna de las pequeñas cosas que conforman un todo inmejorable te cambiará alguna vez? No, solo las sentirás, las vivirás y nunca desearán que por una primitiva millonaria te quiten esa fresca agua en los pies o el saludo a Antoine... Las grandes cosas surgen de los pequeños hechos cotidianos que nos proporcionan el placer de vivir.

    Un fuerte abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, maestro Campillo. me lo perdí durante demasiado tiempo, ahora me toca recuperar.

      Eliminar