a:hover { text-decoration: underline;

martes, 6 de mayo de 2014

Los zapatos no se limpian solos, sí, increíble pero cierto

 
06 mayo 2014
 
Es fácil, sí, una vez más lo he vuelto a hacer y lo he hecho bien. Hoy he terminado un increíble curso de como limpiar unos zapatos dentro de las nuevas praxis sobre las cosas del día a día en el hogar y estoy muy orgulloso de mi mismo. Fijaros que hace unas semanas no sabía que eso se podía hacer o, aún peor, ni siquiera sabía que hiciera falta hacerlo.
Veréis, a resultas del curso que he concluido, con nota, diré, como primera afirmación, que los zapatos no se limpian solos, ni están siempre limpios y brillantes porque los fabrican así, no, craso error y como segunda afirmación contundente diré que los zapatos se limpian y deben limpiarse … ¿Cómo? … ahora lo cuento brevemente, lo cual parecerá sencillo pero no lo es aunque es cierto que lo más importante es estar convencido de su necesidad y de estar decidido a hacerlo. Estas dos actitudes son fundamentales. veamos:
  1. Un trapo especial, con pelo, al que llaman gamuza, un trapo blanco blanquísimo, un producto limpio-abrillantador al que llaman betún y un buen cepillo para limpiar zapatos que no se debe confundir con el de cepillar caballos, por ejemplo.
  2. Se coge el trapo blanco, se pone un dedo dentro del trapo y con el dedo envuelto en el trapo se mete dentro del recipiente del betún que deberás abrirlo, previamente,  por mucho esfuerzo que tengas que hacer para ello y se unta a criterio del que limpia.
  3. Con el dedo dentro del trapo y bien cargado de betún se extiende el mismo sobre el zapato a limpiar. Hacerlo con firmeza y sin dejar huecos, especialmente entre piel y suela. Hacedlo cuantas veces haga falta.
  4. Luego dejas secar el betún extendido en el zapato unos cinco minutos.
  5. Una vez semiseco el betún aplicas el cepillo sobre el zapato como si estuvieras frotando al caballo, es decir, con la misma firmeza.
  6. Finalmente, terminada la acción del cepillo sobre el zapato, frotas con un trapo blanco sobre el zapato hasta que adquiere brillo de espejo.
  7. Si has seguido bien las instrucciones y has echado unas cuantas semanas practicando, como yo he hecho, te saldrá perfecto, en otro caso es cuestión de insistir.
Observación: Atendiendo una moción correctora de nuestra querida y admirada, Verónica, diremos que, previamente al inicio de la operación de limpieza de cualquier calzado, deberá procederse a un cepillado intenso del mismo para limpiarlo del posible polvo o suciedad que en él hubiera o hubiese.
Bien, no  contaré que, al parecer, hay modos sucedáneos y de poca calidad, a la hora de abrillantar zapatos, que no merecen ni ser mencionados aquí y que consiste, al parecer, en aplicar un líquido de color directamente sobre el zapato y que algunos llaman Kanfort o algo así. Es horroroso, es como pedir angulas y que te traigan gulas, vamos, casi lo mismo, pero es, igualmente, un crimen.


 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



6 comentarios:

  1. Has debido tener una buena monitora en este curso intensivo. Nada de sucedaneos. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es fundamental, detalles, sin ella nada sería igual. No obstante, mi capacidad y voluntad para aprender es muy, muy alta. Ah, y esto no queda aquí, hay muchos logros que iré dejando atrás y que iré contando. Feliz tarde.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Perfecto, amiga-e Tracy. No te olvides del cepillado previo que se me olvidó apuntarlo en la primera edición.

      Eliminar
  3. Te veo muy aplicado últimamente..........................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, amigo argy, estoy que me salgo. Nada como la fe, ya sabes, mueve montañas.

      Eliminar