a:hover { text-decoration: underline;

lunes, 19 de mayo de 2014

No tiremos la bicicleta … hay tanto por hacer

Alexander_Millar _10
Pintura: Alexander Millar

19 mayo 2014

Levantarse temprano con ganas de comerse el mundo, aprender solo aprender en una era muy prometedora, pelearse con la vida por un espacio en el mundo profesional y laboral, encontrar tu media naranja, formar una familia y “plantar” tu bandera en la cima de esa montaña que un día te propusiste subir, podría ser, casi, la historia de una vida, de cualquier vida, incluso de la mía. El problema pudiera generarse cuando las condiciones de cada cual son parecidas a la de aquellos grandes escaladores del ciclismo de mi infancia que cuando llegaban a la cima no sabían descender con tino. Prepararse para el descenso de esa virtual montaña de nuestro programa vital es todo un reto al que nadie nos enseña a afrontarlo, pero no puedo entender a esos que se resisten a hacerlo aunque sea tarde. Como decía mi Madre, no puedo entender como la gente en esa preciosa y sabrosa edad en que la experiencia desborda la imaginación de cualquiera, se aburre tanto, pierde la necesidad de sentirse útil y abandona su bicicleta por miedo a caerse. Esa que mal llamamos la tercera edad es la mejor etapa de la vida y así lo entendían aquellos pueblos guerreros en la antigüedad donde hacían jefes y consejeros de sus reinos,  a sus viejos y así llegaron a dominar el mundo. No tiremos la bicicleta, no hay mal que nos lo pueda impedir, lucha por tu espacio, tu nuevo espacio, basta cualquier medida … hay tanto por hacer que … NO TE RINDAS.




2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, Tracy, mil gracias, se agradece saber que hay vida más allá del teclado

      Eliminar