a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 28 de junio de 2014

Líbrame Señor del días de las apologías … y de la Consejología

 

sujetos a la cuerda

Imagen: Pilobolus 

28 junio 2014

Mi querida madre, que se pasó la vida leyendo, siempre decía: “Líbrame Señor del días de las apologías”. Tras muchos años de oír las frase y de no darle la más mínima importancia, resulta que, ahora, a mis casi sesenta y cinco, ya la tiene para mi.

Cuando alguien cree que otro alguien tiene una depresión de caballo y se carga de argumentos para dar consejos, lo último que interpreta es como intentar averiguar el porqué del estado del primer alguien. “Tómate unos antidepresivos y saldrás enseguida” o bien eso de “Debes comer equilibradamente y te verás bien enseguida”,  le dice, entre otras divinidades, el segundo alguien al primer alguien, entendiendo que esa será la solución a sus males depresivos, como si se tratara de tapar una grieta con masilla. Es decepcionante y hasta chasqueante, ver la facilidad de opinión, seguridad y maestría, que muestran la mayoría de las gentes a la hora de explicar como deben resolver los problemas los demás. La Psicología, al parecer, es una ciencia contagiosa.

Volviendo a los pensamientos de mi Madre, se le olvidó contarme, al parecer, que existía otro libramiento más temible que el de las apologías, se olvidó de ese otro … “Líbrame señor de los amantes de la Consejología”. Pura crueldad.



 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



No hay comentarios:

Publicar un comentario