a:hover { text-decoration: underline;

domingo, 13 de julio de 2014

Los sueños al final de un camino ...

 
... y al principio de otro.
 
13 julio 2014
 
El esperaba ese momento,  sí,  el del fin de su carrera laboral y profesional, para empezar a volar. Ella, por fin, lo iba a tener, siempre, en casa. No más viajes, no más "mamá,  me quedo a dormir en Madrid que el jefe quiere verme a las nueve", no más "mamá,  hoy no vendré a comer o me quedo a dormir en Palma". Se acabó el sufrimiento, se acabó la soledad marital y las ganas de disfrutar de un marido de modo normal. Pero él se empeñaba en seguir volando hacia un nuevo mundo, libre como un pájaro y ella en tenerlo entre sus brazos, cogidos de la mano, para compartir millones de gestas que había preparado durante años para ese día.  La cuerda empezó a estirarse pero no se rompió.  Entendieron que lo mejor, como habían hecho siempre, sería pactar y lo hicieron: Ella se enganchó a sus alas y él a sus faldas. Vivieron juntos muchos, muchos, años más hasta que el destino cumplió su inexorable fin. Una vida de cuento, parece, pero así fue. Yo así lo recuerdo y así quiero seguirlo haciendo.
 
Enviado desde Note III


 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es



10 comentarios:

  1. Esa frase sobre los cuentos es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, mejor, siempre, creer en un cuento que en la cruel realidad.

      Eliminar
  2. Soy y me considero una eterna soñadora. Soñemos entonces que la vida puede ser un cuento eterno y bello...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es muy aburrida, Taty, y lo sueños no son solo sueños, son la vida misma.

      Eliminar
  3. Son pactos complicados de cumplir. Encajar cada pieza, cuesta. Pero, si se consigue, todo un sueño hecho realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes como son los sueños, detalles, ... sueños son.

      Eliminar
  4. Bueno, Enrique, se cumplió todo lo prometido, toda una vida de trabajo y amor que siempre será eterno. Debes estar orgulloso de ello y sentirte tan bien contigo mismo que nadie puede sobrepasar, solo igualar, esas vivencias imperecederas. Excelente relato. Impresionante recuerdo.

    Un abrazo, querido amigo.

    P.S.: ¡Ah!, se me olvidaba, la peli de hoy está íntimamente relacionada contigo. Espero que te la quedes,... ¡con mucho gusto...! Ya te explicaré por qué está dedicada a Ana María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maestro campillo. Llevo algo de retraso pues mi salud anda de puntillas sobre mi capacidad virtual, pero lo haré.

      Eliminar
  5. Repito, estas sembrado amigo........me ha encantado tu relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Antonio, estar "sembrao" es todo un halago. Gracias, me lo llevo a mi baúl.

      Eliminar