a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 4 de julio de 2014

Para que no te fíes ni de tu padre

CRI_245695

Imagen: David Heath-fotografía BN

04 julio 2014


Seré breve, (hoy ya he escrito demasiado), pero no puedo dejar de contar un cuento que, siempre, me contaba mi Madre sobre el asunto de la confianza que viene muy bien trasladarlo a los tiempos actuales, más que nunca  …


Un senador romano, gran educador y mejor padre, intentaba inculcar a sus hijos la mejor educación con ejemplos muy prácticos, tanto, que, a veces, parecían crueles. Un buen día, a sus dos hijos de 7 y 5 años,  subió al menor encima de una gran mesa y cuando el niño empezó a quererse bajar, el padre le extendió los brazos y le dijo: Tírate, hijo, que yo te cojo. El niño se lanzó a los brazos del padre pero éste se apartó y el niño se dio un gran tortazo contra el suelo. El hijo mayor le dijo al padre; Papá ¿Por qué has hecho eso?. El padre, poniéndose muy ceremonioso, voz profunda y gesto solemne, le contestó; Para que aprendáis, hijos, que no debéis fiaros de nadie, ni siquiera de vuestro padre.



4 comentarios:

  1. Una lección difícil de olvidar. Cuesta recuperar la confianza en este caso.
    Un besote grande y espero que todo vaya fenomenal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, detalles, estoy mejor. Mi Padre no fue Senador, pero casi y por ello, seguramente y por muchas cosas más, yo le admiraba y le admiro, con pasión.

      Eliminar
  2. GENIAL
    Tan bueno que desde hoy seguiré tu consejo
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho, Mucha. No se te olvide que nunca, nunca jamás, que cuando subas a una mesa no debes pedir ayuda para bajar.

      Eliminar